Crónica del siglo XXI

Desactivan un coche con más de 130 kilos de explosivos en Irlanda del Norte en 2009

LIBERTAD DIGITAL (Europa Press). Domingo, 1.02.2009

La Policía británica ha conseguido desactivar un coche repleto de explosivos (unos 136 kilos) al sureste norirlandés, cuya colocación fue anunciada telefónicamente el pasado martes. Hasta el sábado el vehículo, colocado por una facción disidente del IRA, no pudo ser localizado.

Las autoridades británicas desactivaron un coche bomba cargado con unas 300 libras (unos 136 kilogramos) de explosivo en la localidad de Castlewellan, en el sureste de Irlanda del Norte, según informó la BBC. La colocación del coche bomba fue avisada por teléfono el pasado martes, pero hasta el sábado no fue localizado en vehículo.

Los artificieros realizaron varias explosiones controladas de "objetos sospechosos" en el lugar en el que fue localizado el coche. El superintendente de la Policía Greg Blain afirmó que los terroristas han demostrado un "cruel desprecio" por la vida humana.

Según Greg Blain, superintendente del Servicio de Policía de Irlanda del Norte (PSNI), el informante telefónico se declaró integrante de una organización disidente republicana. De acuerdo con la cadena pública británica BBC, las fuerzas del orden creen que los autores podrían ser  terroristas "disidentes" del Ejército Republicano Irlandés (IRA), que en 2005 anunció su desarme por ser contrarios al proceso de paz en la provincia.

"Colocaron un gran artefacto viable en el coche, lo abandonaron en una zona cercana a casas y un colegio y después llamaron para dar información vaga sobre la ubicación y naturaleza de la amenaza", indicó Blain, probablemente con la intención de atacar la cercana base militar de Ballynkinler

"Pusieron en peligro las vidas de todos los hombres, mujeres y niños de la zona y simplemente no tienen nada que ofrecer a la sociedad", agregó. Otro portavoz policial explicó que la operación de investigación y limpieza durará varias horas.

Las autoridades británicas desactivaron un coche bomba cargado con unas 300 libras (unos 136 kilogramos) de explosivo en la localidad de Castlewellan, en el sureste de Irlanda del Norte, según informó la BBC. La colocación del coche bomba por los terroristas fue avisada por teléfono el pasado martes, pero hasta el sábado no fue localizado en vehículo.

Los artificieros realizaron varias explosiones controladas de "objetos sospechosos" en el lugar en el que fue localizado el coche. El superintendente de la Policía Greg Blain afirmó que los terroristas han demostrado un "cruel desprecio" por la vida humana.

"Pusieron en peligro las vidas de todos los hombres, mujeres y niños de la zona y simplemente no tienen nada que ofrecer a la sociedad", agregó. Otro portavoz policial explicó que la operación de investigación y limpieza durará varias horas.