..... ...Noticias....... .. ....La actual persecución cruenta anunciada en el Apocalipsis y en Fátima..... .Hispanidad Futura.... ...CRISTIANDAD FUTURA.. .

Prefiero morir cristiana que salir de prisión siendo musulmana

LD 2010-11-16 JAVIER LOZANO

En Pakistán una mujer cristiana ha sido condenada a la horca por hablar sobre Mahoma, mientras la comunidad internacional se moviliza para evitar este drama. El juez le ofreció la libertad a cambio de convertirse al islam. "Prefiero morir cristiana que salir de prisión siendo musulmana", respondió ella.

Un nuevo caso de fundamentalismo islámico y de discriminación a la minoría cristiana tiene como protagonista a Pakistán. El último caso es el de la cristiana Asia Bibi, condenada a morir en la horca por un supuesto delito de blasfemia contra el profeta Mahoma. Católicos y protestantes, así como organizaciones de derechos humanos y varias ONG, se están movilizando para evitar que se lleve a término la condena.

Según informa la agencia Asianews, un tribunal de Punjab, a 75 kilómetros al oeste de Lahore, condenó a esta mujer de 45 años por un delito de blasfemia. Mientras tanto, activistas denuncian que esta legislación alienta a los extremistas musulmanes en un país cada vez más hostil con las minorías religiosas

Los hechos ocurrieron en junio de 2009 cuando Bibi, trabajadora agrícola, fue mandada a buscar agua mientras trabajaba en un campo. El resto de mujeres, seguidoras del islam, se opusieron a que ella fuera porque, al no ser musulmana, contaminaría el recipiente y lo haría impuro. Por ello, le exigieron que abandonara el cristianismo y que se hiciera musulmana, a lo que ella se opuso.

En su justificación, la fiel cristiana dijo a sus compañeras que "Jesús murió en la cruz por los pecados de la humanidad" y preguntó a las mujeres musulmanas qué había hecho Mahoma por ellas. En cuanto oyeron estas palabras acudieron al imán local, esposo de una de ellas, que a su vez presentó una denuncia ante la Policía por el delito de blasfemia. Y es que el artículo 295 del Código Penal de Pakistán pena con la muerte blasfemar contra el profeta del islam.

El juez, Naveed Iqbal, la condenó a muerte tras haber sido previamente detenida. El magistrado descartó totalmente que hubiese sido falsamente acusada o que existieran "circunstancias atenuantes". Ahora la sentencia a morir en la horca tiene que ser ratificada por el Tribunal Superior de Lahore.

Convertirse al islam o morir en la horca

Además, el diario La Razón publica las palabras de Asia Bibi, que su abogado guarda en el móvil. En ellas se relata que el juez que la condenó a muerte "entró en la celda y le ofreció convertirse al islam para salir libre. Asia le respondió al juez que prefería morir como cristiana que salir de la prisión siendo musulmana".

"Yo no soy una criminal, no hice nada malo. He sido juzgada por ser cristiana. Creo en Dios y en su enorme amor. Si el juez me ha condenado a muerte por amar a Dios, estaré orgullosa de sacrificar mi vida por él", dijo la mujer a su abogado.

Mientras tanto, agrupaciones cristianas, tanto católicas como protestantes, están realizando campañas para que se produzcan presiones internacionales a Pakistán y así evitar la muerte de esta mujer cristiana. Los obispos de Pakistán han hecho un llamamiento al Papa para que intermedie en el conflicto. "Instamos a la comunidad internacional a levantar su voz, a hacer presión y trabajar en todos los niveles para salvar a esta mujer, que es inocente", dicen los prelados.

En España ya han comenzado a organizarse y para el domingo se ha convocado una concentración frente a la embajada de Pakistán en Madrid. Allí harán un acto de oración y pedirán la libertad para Asia Bibi.

Otras iniciativas se centran en la recogida de firmas para hacer presión y poder salvarla. Cientos de miles de firmas han sido recogidas tan sólo en una semana. Estas firmas van dirigidas tanto a la ONU como al propio Gobierno de Pakistán.

Discriminados por ser cristianos

Sin embargo, no es la primera vez que esta discriminación a los cristianos ha puesto en el punto de mira a Pakistán. Otro hecho conocido se produjo tras las graves inundaciones que asolaron el país durante el pasado verano. En ese momento, los cristianos fueron tratados como ciudadanos de segunda y se les negó la ayuda por el simple hecho de ser cristianos.

Las autoridades locales exigían a los cristianos que o se convirtiesen al islam o no recibirían comida ni ayuda a pesar de ser casos de extrema necesidad. Igualmente, políticos del país inundaron un poblado cristiano desviando el agua de la inundación para que sus tierras no se vieran afectadas. Murieron decenas de cristianos al no haber sido avisados por este musulmán.

----------------------------

Convertirse al islam o morir de hambre: el drama que viven los cristianos en Pakistán

LD 2010-09-10 JAVIER LOZANO

Las graves inundaciones en Pakistán han dejado a miles de personas sin casa y sin sustento. Pero las autoridades locales niegan la ayuda humanitaria a la minoría cristiana. La opción es "convertirse al islam o largarse" aunque gran parte de la ayuda provenga de países y organizaciones cristianas.

Cientos de miles de personas se han quedado sin nada durante las graves inundaciones que asolaron Pakistán durante este verano. La situación es trágica ante el hambre y la proliferación de enfermedades por lo que las organizaciones internacionales han hecho un llamamiento urgente para el envío de ayuda.

Sin embargo, el drama es aún mayor para las minorías religiosas, especialmente la cristiana. Pese a que organizaciones como Cáritas, Manos Unidas y otras entidades cristianas se han volcado ante este desastre natural, la ayuda es repartida de manera arbitraria por las autoridades pakistaníes. Y es aquí donde comienza el drama de los cristianos.

Según informa la agencia Fides, que depende de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, se está produciendo una discriminación total a la hora de dar auxilio a los afectados por las inundaciones. "El cuadro general de discriminación social y religiosa en Pakistán está siendo cada vez más odioso y contamina así la solidaridad", afirman. Incluso, se han manifestado ante su dramática situación.

Estremecedores testimonios

Y es que Carl Moller, presidente de la organización estadounidense Open Doors, relata lo que está ocurriendo en Pakistán: "A algunas víctimas cristianas se niega asistencia abiertamente mientras otros son invitados a largarse o convertirse al islam. Podéis imaginar que terrible decisión: abandonar la fe para poder nutrir al propio hijo".

De hecho, organizaciones humanitarias que están trabajando en este momento en la zona relatan que en el distrito de Thatta se está negando la ayuda a numerosas familias cristianas, incluso por funcionarios del Gobierno.

Los relatos de algunos de estos discriminados son estremecedores. Zubair Masih afirma que "vengo desde Sukkur. Hemos sido atropellados por las aguas y perdido todo. Hemos ido a un campo para las víctimas en las cercanías de Thattam pero no nos han permitido entrar por ser cristianos".

Igualmente, Abid Masih, que está en un campo cercano a Larkana: "Mi mujer está enferma, pero el doctor se ha negado a verla y curarla diciendo que deberemos esperar a que la Organización Mundial de la Sanidad mande a médicos cristianos". Pero hay más y otra víctima, Aamir Gill dice que "llegué con mi familia a un campo cerca de Hyderabad, pero el administrador del campo no quiso registrarnos porque somos cristianos y no nos han dado nada. Estamos obligados a irnos".

Inundación provocada de una aldea cristiana

Pero el drama de la minoría cristiana no acaba aquí sino que el maltrato y la discriminación ha sido constante desde que se produjo la grave inundación. Como ejemplo vale lo que relata la organización católica Ayuda a la Iglesia Necesitada.

La pasada semana un político paquistaní inundó una aldea cristiana provocando la muerte de quince de ellos. Esta autoridad tenía como único objetivo salvar sus tierras. La tragedia ocurrió en Punjab y el agua ahogó a los habitantes de Khokharabad. Jamshed Dasti, político de Muzaffargarh dirigió el agua hacía esta aldea mediante presas y barreras para dirigir el torrente fuera de sus tierras. "Ni siquiera se avisó a los habitantes de la aldea, que no tuvieron tiempo de salvarse", denuncian las organizaciones católicas. En total, quince muertos y 377 cristianos sin casa.

Asesinato de cooperantes

Por otro lado, la agencia Zenit también informó de la labor de los cooperantes cristianos en estas tierras. Aunque no tengan el eco mediático de otros cooperantes, por ejemplo de los de Barcelona Acció Solidaria, el riesgo que corren allí ha quedado de manifiesto.

A finales de agosto, el ejército paquistaní halló los cuerpos de tres voluntarios extranjeros cristianos que fueron asaltados y asesinados por los talibán. Habían sido secuestrados mientras ayudaban en las tareas de socorro de las inundaciones. En el convoy también fueron heridos otros cinco cooperantes.

----------------------------------------

Las palabras de Asia Bibi grabadas en teléfono móvil

16 Noviembre 10 - Lahore - Ethel Bonet

«Ella estaba tan convencida de que en el juicio la iban a declarar inocente. Esta inesperada sentencia de muerte ha sido un gran shock para Asia»,  comenta preocupado Shahzad Kamran (Bobbi), abogado y amigo de la condenada Asia Bibi.

«Yo no soy una criminal, no hice nada malo. He sido juzgada por ser cristiana.  Creo en Dios y en su enorme amor.  Si el juez me ha condenado a muerte por amar a Dios,  estaré orgullosa de sacrificar mi vida por él»,  le dijo a Bobi, que reproduce textualmente las declaraciones de Asia que guarda grabadas en su teléfono móvil.

Según afirma Kamran,  hace tres meses, en una visita a la Prisión Central de Sheikhupura, donde permanecía recluida a la espera de juicio, Bibi le confesó que el juez Muhamed Naveed Iqbal (quien dictó la sentencia) «entró en su celda y le ofreció convertirse al islam para salir libre. Asia le respondió al juez que prefería morir como cristiana que salir de la prisión siendo musulmana».

Desde que Bibi fue sentenciada a la pena capital el pasado 8 de noviembre y enviada a una celda de aislamiento en el corredor de la muerte, aún no ha recibido ninguna visita,  señala Kamran, que espera poder visitarla en los próximos días, acompañando a Ashik Masih, esposo de la convicta. «Espero que se encuentre bien, a pesar de estar desmoralizada»,   anhela el abogado que describe a Bibi como «una mujer fuerte». 

Cuando la visitó en la prisión de Sheijkupura, en varias ocasiones,  Bibi siempre mostraba entereza. «Estoy bien, no te preocupes, me dan de comer en la cárcel. Incluso los carceleros me preguntan si quiero alguna comida en especial, dejarán que me la traiga mi esposo.  Lo único que te pido es que reces a Dios por mí para que pueda salir pronto de la prisión. Echo mucho de menos a mis hijos, especialmente a mis dos niñas. Sólo pienso en abrazarlas y besarlas todo el tiempo desde que estoy en la cárcel. Quiero estar con mis hijas, eso es lo único que le pido a Dios»,  dice Kamran, evocando las palabras de ella en prisión.

Su hija Isha, de 13 años, está muy preocupada por su madre.  Hace unos días alguien le dijo a la niña que su madre iba a ser asesinada en la cárcel: «Vendrá alguien y  le cortará la garganta a tu madre y se morirá».

«Ella aprecia el trato que recibe del personal de la prisión», señala el abogado, aunque en su opinión no cree que respondiera con «sinceridad», ya que había tres guardias presentes en la sala de visitas de la prisión.

«Me dijo que quería contarme algo muy especial pero tenía miedo de hablar ante la presencia de los guardias». 

El abogado rechaza categóricamente la información que circula en algunas páginas de internet, en las que se afirma que el lunes, día 22, expira el plazo para ahorcar a Asia Bibi. «Me parece irresponsable que una autoridad religiosa (en referencia a Monseñor Bernard Shaw, obispo auxiliar de Lahore) pueda decir algo así».

Según Kamran,  «nuestro equipo de abogados ha presentado una apelación al Tribunal superior de Lahore para que se revise la sentencia. Esto lleva un proceso largo de tiempo que podría alargarse años». La comunidad cristiana de Pakistan, que representa el 4% de la población,  conciente de su situación minoritaria frente a una mayoría musulmana,  confía en  el apoyo internacional para que el caso de Asia Bibi pueda ser reabierto y la condena de muerte anulada.

Varias organizaciones cristianas como Sharing Life Ministry Pakistán han iniciado un mecanismo para poner en marcha una campaña internacional para salvar la vida de Bibi.  «Hemos solicitado una petición de ayuda a Amnistía Internacional, pero aún no hemos recibido respuesta alguna», lamenta Sohail Johnson, coordinador de la ONG.

También los obispos de Pakistán han hecho un llamamiento al Papa solicitando de nuevo su intervención para impedir que Asia muera en la horca.  «Hacemos un llamamiento sincero al Santo Padre para que pueda orar, interceder, dirigir unas palabras en favor de Asia Bibi, injustamente condenada a muerte por blasfemia. Pedimos que se le conceda el indulto y sea liberada. Instamos a la comunidad internacional a levantar su voz, a hacer presión y trabajar en todos los niveles para salvar a esta mujer, que es inocente», reza el comunicado. 

--------------------------------

For Asia Bibi against “obscene” blasphemy law

Islamabad (AsiaNews) – 11/15/2010
PAKISTAN
Christians, Muslims, NGOs mobilise for Asia Bibi, against “obscene” blasphemy law
by Jibran Khan
Woman sentenced to death sees her lawyers to file appeal. Increasingly, people are mobilising against the blasphemy law, a tool for personal vendettas and fodder for extremism. Hundreds of thousands of people sign petition in favour of Asia Bibi.

Catholic and Protestant leaders as well as Muslim scholars and non-governmental organisations have slammed a court’s decision to impose the death sentence on Asia Bibi, a Christian women convicted on blasphemy charges. She is the first woman sentenced to death for such an offence, and many Pakistanis are pressuring the government to change or repeal the country’s “obscene” blasphemy legislation. Meanwhile, the woman’s lawyers visited her in prison to prepare her application for an appeal.

A court in Nankana District (Punjab), 75 kilometres west of the provincial capital of Lahore, sentenced Asia Bibi, 45, to death for blasphemy. The sentence has not been carried out yet, but dozens of extrajudicial killings have been perpetrated by out-of-control mobs. Human rights activists note that the legislation itself encourages Islamic extremists in a country increasingly under Taliban attacks.

The facts go back to June 2009. Asia Bibi, a farm worker, was asked to fetch water whilst out in the fields, working. A group of Muslim women labourers objected, saying she should not touch the water bowl because as a non-Muslim, she would make it impure.

Later, some of the women tried to get Asia to forsake Christianity and convert to Islam. During the exchange, the Christian woman said that Jesus died on the cross for humanity’s sins, asking the Muslims women what Muhammad had done for them.

A few days later, the Muslim women went to their local imam, and accused Asia Bibi of insulting the Prophet Muhammad. One of the women is the imam’s wife. The religious leader then went to the police to file a complaint.

Asia Bib was arrested in the village of Ittanwalai under Section 295 C of the Pakistan Penal Code, which bans defaming the prophet and carries the death penalty.

Judge Naveed Iqbal imposed the sentence almost year after the offence took place. In his verdict, he “ruled out” the possibility that Asia may have been falsely accused or that “mitigating circumstances" existed.

Bibi’s husband, Ashiq Masih, 51, told AsiaNews that he would appeal her sentence, which must be upheld by the Lahore high court, the highest tribunal in Punjab before it can be carried out.

Asia and Ashiq have two sons and three daughters.

"Asia is innocent, the villagers are taking out a personal revenge", Sadiq Masih a close relative told AsiaNews.

This is the first time that a woman is sentenced to death. Last year, a Muslim couple was given life in prison for the same “crime”.

Minority and human rights activists are mobilising to get blasphemy legislation repealed because it encourages Islamic extremism and is too often used for personal vendettas.

"The blasphemy law is absolutely obscene and it needs to be repealed in totality," Human Rights Watch spokesman Ali Dayan Hasan told AsiaNews. "It is primarily used against vulnerable groups that face social and political discrimination. Heading that category are religious minorities and heterodox Muslim sects," he said.

“The Blasphemy law is often used as a tool to settle personal differences, 85 per cent of such cases are false cases,” Federal Minority Affairs Minister Shahbaz Bhatti said. Speaking to AsiaNews, he added, “Many innocent people have been victims in false blasphemy cases. The lower courts give their verdict, but such cases are never proven in higher courts. As for Asia Bibi`s case, I will not comment on the Court`s verdict, but she has a chance of appeal at the High Court and the Supreme Court. There are chances of getting acquitted in the case, I have written a letter to the IG (Inspector General) Police requesting security for Asia Bibi."

At the same time, “The government is reviewing the Blasphemy laws and working on procedures to ensure that the Blasphemy law is not misused. Amendments will soon be introduced to avoid any false accusations,” the minister said.

Similarly, "I don’t recall a death sentence ever being carried against someone convicted of breaking Pakistan's anti-blasphemy laws,” Rizwan Paul, and activist with human rights organisation Life for All, said. “Death sentences in these cases are almost always overturned by higher courts on appeal, Asia Bibi has the right to appeal against the death sentence.”

In the meantime, Life for All has launched a nationwide ‘Save Bibi’ campaign. In a week, it got 76,000 signatures. Another NGO, Peace Pakistan, has reached 51,000 signatures.

Life for All lawyers med Asia Bibi in prison today to help her file an appeal against the sentence.

Rev Alexander John Malik, Anglican bishop in Lahore, reiterated his community’s support for the petition campaign. In addition, “We condemn the wide growing misuse of the blasphemy law; the international community has to put pressure on the Pakistan government as such incidents are increasing at an alarming rate. If action is not taken, minorities will remain under threat."

Bibi’s sentence and the blasphemy legislation have also been criticised by Muslims. Muhammad Hafiz, an Islamic scholar, spoke to AsiaNews about it.

“The death sentence of Asia Bibi came as a shock to me” because “Islam teaches us to protect religious minorities,” he said.

“I have read the verdict; it is total injustice, Asia Bibi is innocent. She is a victim of personal rivalry. I strongly support the abolition of this discriminatory law. In the past few years, some fundamentalists have been using the blasphemy law as a weapon against the religious minorities.”

To illustrate the point, he noted that, “Recently, two Christian brothers accused of writing a blasphemous pamphlet critical of Prophet Muhammad were shot dead outside a courthouse in Punjab. Pastor Rashid Emmanuel and his brother Sajjad were killed as they left a court hearing in Faisalabad city, where hundreds of Muslim protesters had demanded they be sentenced to death.”

----------------------------------

Un gobernador de Pakistán paga con la vida su defensa de la cristiana Asia Bibi

2011-01-05 efe

Defender a la cristiana Asia Bibi, condenada a muerte, y criticar la ley antiblasfemia, puede causar la muerte en Pakistán a quien lo haga. El gobernador de Punjab fue asesinado este martes a tiros tras haber sido amenazado en repetidas ocasiones por los islamistas.

El gobernador de la provincia oriental paquistaní de Punyab, Salman Tasir, fue asesinado hoy por uno de sus guardas de seguridad en un mercado de Islamabad, informó el Ministerio de Interior.

Tasir, un crítico de las leyes antiblasfemia, recibió hasta nueve disparos -tres de ellos en el abdomen- cuando se hallaba cerca de su vehículo, aparcado en la céntrica zona comercial de Kohsar, con acoge cafeterías y restaurantes.

El titular de Interior paquistaní, Rehman Malik, explicó en declaraciones a la prensa que seis personas han sido arrestadas en relación con el asesinato, entre ellas el presunto autor de los disparos. Malik incluso comparó el caso de Tasir con la muerte de la ex primera ministra india Indira Gandhi, asesinada por uno de sus guardas sij en 1984. Las televisiones mostraron imágenes del lugar del atentado, con un reguero de sangre al lado de un coche con impacto de balas.

Tasir había estado en el blanco de las críticas de los islamistas por manifestarse en contra de las leyes antiblasfemia de Pakistán, que prevén incluso penas de muerte, unas opiniones que acostumbraba a publicar en su activa cuenta de la red social Twitter.

El gobernador incluso había intentando interceder en el caso de la campesina cristiana condenada a muerte, Asia Bibi, que se halla aún pendiente de resolución en el Tribunal Superior de Lahore.

Tasir se había mostrado convencido de que el presidente, Asif Alí Zardari, firmaría el perdón presidencial para Bibi, pero finalmente el caso está siguiendo su curso por la Justicia ordinaria. Este destacado miembro del gobernante Partido Popular (PPP) era gobernador de Punjab, un cargo de carácter ceremonial. El poder ejecutivo de Punjab recae sobre el jefe del Gobierno provincial, Shahbaz Sharif, de la Liga Musulmana-N, coaligado con el PPP en esta región.

-------------------------------------

Un imán ofrece 4.400 euros a quien mate a Asia Bibi

2010-12-06 europa press

Un imán protalibán de una importante mezquita de la ciudad de Peshawar, en el noroeste de Pakistán, ha ofrecido este viernes una recompensa de casi 4.400 euros a quien mate a Asia Bibi, la mujer cristiana que ha sido condenada a muerte en Pakistán por ofender al islam.

Además, el maulana Yousef Qureshi ha dicho al Gobierno paquistaní que no intente derogar o modificar la ley contra la blasfemia, de la que sus detractores afirman que se utiliza para perseguir a minorías religiosas, fomentar el extremismo y resolver rencillas personales. En Pakistán, las minorías no musulmanas apenas representan el 4 por ciento de la población.

"Vamos a resistir firmemente ante cualquier intento de derogar las leyes que ofrecen protección a la santidad del profeta Mahoma", ha declarado Qureshi en una manifestación de fundamentalistas islámicos.

"Quien mate a Asia recibirá 500.000 rupias como recompensa de Masjid Mohabat Jan," ha asegurado refiriéndose a su mezquita, donde trabaja como imán desde hace varias décadas.

Después ha dicho a la agencia Reuters que espera que la mujer finalmente "sea ahorcada". "Y si no la ahorcan, pediremos a los muyahidines y a los talibán que la maten", ha añadido. Bibi, que tiene 45 años y cuatro hijos, es la primera mujer que ha sido condenada a muerte en Pakistán en aplicación de la ley contra la blasfemia.

Aunque en este país se dictan con frecuencia sentencias condenatorias por blasfemia, nunca se ha ejecutado a nadie por este motivo porque normalmente el condenado apela la sentencia y se acaba descartando la pena capital como castigo. Sin embargo, muchas personas acusadas de este delito han sido asesinadas por fanáticos o por multitudes iracundas.

Tras ser condenada, Bibi solicitó el indulto al presidente paquistaní, Asif Ali Zardari, argumentando que las acusaciones infundadas de sus vecinos se debieron a una disputa personal.

La semana pasada, un ministro dijo que la investigación preliminar sobre el caso demostraba que Bibi no había blasfemado, pero el Alto Tribunal de Lahore ha impedido que Karzai le conceda el indulto y ha afirmado que debería ser el propio tribunal el que decidiese sobre la apelación presentada por la mujer.

En opinión de Qureshi, "ningún presidente, ningún parlamento y ningún gobierno tiene derecho a entrometerse en los mandamientos del islam". "El castigo islámico se aplicará cueste lo que cueste", ha advertido.