Entrevista de Jesús Morales a María José Beaumont Aristu, Consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia

Una entrevista de Jesús Morales. Fotografías Patxi Cascante

D Noticias. Domingo, 2 de Agosto de 2015 http://www.noticiasdenavarra.com/2015/08/02/politica/navarra/ral-gobierno-de-madrid-no-le-gusta-el-gobierno-del-cambio-con-independencia-de-las-personasr

 

La nueva consejera de Interior, en el balcón de su despacho, situado en la primera planta del Palacio de Navarra, con vistas a la plaza del Castillo.

La nueva consejera de Interior, en el balcón de su despacho, situado en la primera planta del Palacio de Navarra, con vistas a la plaza del Castillo. (PATXI CASCANTE)

Pamplona -

¿Se ha acostumbrado ya a que le llamen consejera Beaumont?

-No me he acostumbrado todavía. Me llaman consejera los policías forales desde que entro al trabajo, los funcionarios y los altos cargos. Yo les digo que me llamo Mari José, que quiero que se me trate de tú. No me he hecho ni creo que me haga nunca, pero supongo que con la costumbre será más fácil.

¿Cómo resumiría los primeros días en el cargo?

-Estoy abrumada, porque la decisión de participar en este gran proyecto de cambio de gobierno fue una decisión muy precipitada, que se me planteó a última hora y yo tuve que tomar una decisión muy rápida. Aunque conozco la Administración desde dentro, si bien fue hace 35 años durante tres años y medio como asistente de una consejería, ver la plantilla orgánica, con tanta dirección general, tanto negociado, abruma un poco. Pero creo que con la ayuda de mucha gente conseguiremos hacer lo que tenemos que hacer, que es conseguir una Administración más eficaz y más transparente. No he tenido tiempo ni de sentarme en la mesa de mi despacho desde la toma de posesión porque quería que el primer contacto con la gente quería que fuese donde estaba la gente y no que vinieran a mi despacho. Y porque he tenido que tomar un montón de decisiones.

¿Ha recibido más felicitaciones o reproches por haber aceptado el cargo?

-Reproches no he recibido ninguno, quitando los que se han publicado. Ni uno.

¿Esperaba que su nombramiento fuera a generar tanto revuelo?

-Sinceramente no, no lo esperaba. Quizá porque tampoco me dio tiempo a pensarlo. Lo que está claro es que al Gobierno de Madrid no le gusta el Gobierno del cambio de Navarra, con independencia de las personas. Si además se da la circunstancia de que fui propuesta por Bildu, aunque desde el primer momento con el visto bueno de Uxue Barkos, si lo hubiera pensado lo habría podido esperar. Por otra parte yo pensé que ese acoso hacia mi persona iba a ser flor de un día y no me he equivocado.

¿Le ha molestado algo de lo que se ha dicho o insinuado sobre usted?

-Podrá sonar a pretencioso, pero sinceramente digo que no me ha afectado nada. Desde el primer momento ya sabía por dónde iban a pegar. A la gente que me rodea sí, como a parte de mi familia, amigos, compañeros abogados... También estoy abrumada por eso, por la cantidad de correos y whatsapps que he recibido desde todos los ámbitos territoriales, ideológicos también, de dentro y fuera de Navarra, compañeros de curso que no había visto desde 1978... Muchas de esas gentes sí que están indignadas, porque me conocen. Yo dije el otro día que no iba a polemizar con esto. Una cosa es la libertad de expresión pero también está la dignidad y la mía se había vapuleado desde el minuto uno. Además, me he sentido completamente respaldada por la presidenta, lo que también ha contribuido a que no me afectase todo esto.

¿Por qué aceptó el cargo?

-Fue una decisión muy rápida y precipitada, pero el ofrecimiento me vino de una persona a la que tengo un gran aprecio personal de siempre, como Adolfo Araiz. En aquel momento desconocía si era una propuesta suya o era colectiva del grupo, pero se me planteó diciéndome que se le ha transmitido a Uxue y que había dicho que sí. De hecho, cuando se me llama y se me cita a una reunión no sé para qué se me llama exactamente. Sabía que tenía que ver con los nombramientos, pero cuando se me propone para una consejería pensé en mi madre, con la que quiero estar más tiempo, pensé en el despacho, en el que tenemos un volumen grande de trabajo. El mismo jueves que tomé posesión cesé en el Colegio de Abogados. Me impactó cuando se me dijo que era para Presidencia, Función Pública, Justicia e Interior, porque si hubiera sido en otra área más relacionada con mi actividad y mi experiencia, me habría sido más fácil, pero al ser esta me lo planteé como un reto. Y en el terreno político todo el mundo me animó. Siempre hemos sido muy críticos, desde la Coordinadora de Itoiz, desde el despacho cuando ha procedido, y ahora que había oportunidad de poner un granito de arena para resolver cosas que no estaban bien hechas habrá que asumir ese reto. No se puede estar siempre renegando y criticando, también hay que hacer y si nos equivocamos, nos equivocamos, pero al menos intentarlo.

Primera mujer que dirige Interior. ¿Es un handicap o todo lo contrario?

-No lo había pensado que voy a ser la primera mujer que dirija Interior. A estas alturas no creo que sea un handicap, aunque no descarto que haya gentes a las que les haya supuesto un inconveniente. No me parece que sea el caso. Yo sí lo que he recibido y me consta es que hay un grupo muy importante dentro de la Policía Foral que se vio muy ilusionado con el cambio, quizá no tanto por mi nombramiento, sino por el cambio. Lo que sí saben es que yo soy primero escuchante, después escribiente, luego declarante y por fin ejecutante. Yo tengo claro que voy a escuchar a todo el mundo. Escuchando se pueden resolver muchos problemas. Lo que sí pido es un poco de paciencia porque me va a llevar algo de tiempo.

¿Cómo ha sido el traspaso de poderes?

-Al señor Morrás no lo conocía personalmente. El día que fui a la toma de posesión de la presidenta en el Parlamento se levantó de la silla para saludarme, nos intercambiamos los teléfonos y nos reunimos al día siguiente durante dos horas aquí, ya en mi despacho. Fue absolutamente cordial y estoy totalmente encantada con el trato.

¿Ya ha elegido a su equipo: directores generales, jefe de gabinete...?

-Tengo algunas decisiones tomadas y personas con las que he hablado y me han dicho que sí. Pero aún no debo decir sus nombres porque la instrucción que tenemos de Uxue es que la próxima semana tengamos una sesión de gobierno para abordar la nueva estructura orgánica y los nombramientos.

¿Planifica algún cambio en la estructura orgánica del departamento?

-Me estoy planteando separar la Dirección General de Justicia de la de Presidencia, porque actualmente es única, aunque hasta la anterior legislatura estuvo separada. Por historia, porque me parece que tienen un ámbito de responsabilidad totalmente independiente y autónomo, y porque la Administración de Justicia necesita una entidad, alguien que se dedique única y exclusivamente a eso. Veremos si lo consigo, porque la presidenta siempre nos ha dicho que recortemos la estructura orgánica donde se pueda, y que al menos no aumentemos gasto. Tengo más o menos pensado por dónde podría ahorrar, como puede ser la unificación de cargos, unificar funciones, que pueden compensar la creación de esa Dirección General de Justicia.

¿El jefe de la Policía Foral va a seguir siendo Gerardo Goñi?

-Con Gerardo Goñi me reuní en víspera de la toma de posesión. Me transmitió alguna de las problemáticas que tenía la Policía Foral, tratamos la necesidad o no de escoltas y cuestiones operativas prácticas. Luego he hablado con él en varias ocasiones. Es una persona muy afable, pero el nombramiento del jefe de la Policía Foral no va a depender solo de mí, no quiero que dependa solo de mí. Es algo que no corre prisa, aunque no estoy tan segura, porque creo que hay muchas cosas que podrían mejorar inmediatamente.

De sus palabras deduzco que habrá cambios en la jefatura de Policía Foral. ¿Cuál es el perfil que busca: alguien del Cuerpo, alguien externo...?

-En principio de dentro de Policía Foral. Tiene que ser alguien que conozca la verdadera problemática, tiene que ser alguien como yo, escuchante, tiene que ser alguien que se dedique a solucionar los problemas y tiene que ser alguien bien visto o reconocido por la mayoría aplastante de la Policía Foral.

¿Cuál es el modelo policial al que aspira el Gobierno del cambio?

-Lo fundamental va a ser el servicio a los ciudadanos, concibiendo una Policía Foral ajena a cuestiones y discusiones políticas y partidistas. En mi toma de posesión ya dije que quería una Policía Foral presencial, porque la Policía Foral es un servicio público más, pero cualificado e importante por la función que tiene. Si a la Policía Foral se le ve en la calle, atendiendo a la gente, eso va a evitar multitud de conflictos. Eso no evitará que haya manifestaciones u otros acontecimientos en los que tenga que intervenir la Policía Foral, pero ya me encargaré yo de que esas intervenciones sean con el máximo respeto posible.

Existe ilusión en el seno del Cuerpo tras años de recortes y sentirse abandonados por los anteriores Ejecutivos.

-Tienen una sensación de abandono porque tienen una serie de problemáticas que no se han solventado. Quizá nosotros tomamos decisiones que no gusten a todos, porque si se aparta a alguien que tiene un status no le va a gustar. Pero confío en que no vaya más allá de que alguien se sienta sorprendido por eso, espero que no boicoteen y nos dejen hacer.

¿Se ha reunido con el jefe de la Policía Nacional y el coronel de la Guardia Civil?

-No, y no tengo ninguna prisa por hacerlo No creo que sea urgente, ni prioritario en comparación con otras cuestiones. Sé que voy a tener que hacerlo pronto con el Ministerio del Interior a nivel político porque hay algunas cuestiones pendientes sobre competencias. A la corta vamos a tener que hacer movimientos.

Se lo preguntaba por las afirmaciones del ministro en las que aseguraba que la colaboración de las Fuerzas de Seguridad del Estado con la Policía Foral se iba a resentir con su nombramiento, lo que consecuentemente perjudicaría a la seguridad de los navarros.

-Eso me parece inadmisible, me parece despreciable. Yo confío en que si hacemos las cosas como debemos hacerlas eso no puede ocurrir. Además, por lo que me consta, estos días así está siendo. Yo he dicho que si a ese nivel había cualquier tipo de incidencia, se me informase por si había que hacer algún movimiento o tomar alguna medida, por lo que entiendo que las relaciones siguen siendo las mismas. Ello no quita que este Gobierno busque una Policía Foral más consolidada hasta que haya un traspaso de competencias o una reforma del Amejoramiento.

El día de su toma de posesión negó que plantee un repliegue de Guardia Civil y Policía Nacional, pero la aspiración a asumir competencias en materia de seguridad es una de las señas de identidad del Gobierno de cambio.

-Las competencias en esa materia son del Estado. Evidentemente vamos a trabajar en la más que necesaria reforma del Amejoramiento del Fuero, a trabajar en conseguir las competencias de Tráfico y otras que debemos tener y cuando las tengamos claro que deberá haber un repliegue de la Policía Nacional y de la Guardia Civil. Tengo que estudiar la documentación que se me ha entregado al respecto, porque no conozco el contenido, y analizar cuál es la situación en esta materia.

Nuevas competencias o competencias exclusivas exigirán redimensionar la Policía Foral. ¿Barajan convocar nuevas plazas a corto o medio plazo?

-A mí no se me ha transmitido por ahora que haya pocos policías forales, que eso sea un problema. Lógicamente si se va tendiendo a la asunción de competencias hará falta ampliar la plantilla.

En la Agencia Navarra de Emergencias sí hay problemas acuciantes para cubrir los mínimos en los parques. ¿Se va a ampliar la oposición de 10 plazas que hay convocada?

-Me estoy informando sobre la materia y en breve voy a tener una reunión con responsables de la ANE para avanzar en mi conocimiento y ver cuál es la problemática general. De momento no puedo avanzar más al respecto.

Los recortes de los que hablaba antes en la estructura orgánica, ¿se refieren a la ANE?

-Es probable. Podría ser que no hagan falta tantos cargos diferenciados, pero aún estoy analizándolo.

¿Cree que la sociedad navarra está preparada para equiparar todo tipo de víctimas como se establece en el acuerdo programático del Gobierno, que iguala a las víctimas de violencia del régimen franquista, ETA, grupos de ultraderecha o funcionarios del Estado?

-Hay que trabajar todavía mucho en eso. Creo que con la ilusión que se ha visto y se está percibiendo este Gobierno de cambio, trabajando, eso es perfectamente factible. Tenemos que trabajar todos, desde el Parlamento, las asociaciones, etc para conseguirlo. La sociedad está preparada, pero puede que quizá no esté formada. Le falta información, mecanismos, en los que hay que seguir trabajando y es algo perfectamente conseguible.

Conoce de primera mano las dificultades que soporta la Administración de Justicia. ¿Que planee recuperar la Dirección General de Justicia es toda una declaración de intenciones?

-Me consta que Gobiernos anteriores han aportado medios, pero no sé si se han destinado con buen criterio. Aquí no va a haber mucho dinero para hacer grandes cosas. Pero dedicándole tiempo para que los medios que se aportan desde este Gobierno se aporten bien, organizadamente y de forma racionalizada, para no actuar a salto de mata, podemos conseguir mejoras.

¿Cómo desconecta en su tiempo libre?

-Me voy a mi pueblo, a Artieda, a estar con mi gente. Me doy un paseo por la orilla del río Irati, con cuidado porque desembalsan agua de Itoiz sin previo aviso y nos han jorobado las zonas de esparcimiento y de baño de toda la vida.

¿Qué recuerdos guarda de la época de la Coordinadora de Itoiz?

-Hay pendiente de escribir un libro que no sé cuándo tendremos tiempo de hacerlo, porque creo y creemos que esa lucha no puede pasar sin que nadie la escribiera y porque creo y creemos que la gente más joven tiene cuatro referencias pero no sabe lo que realmente significó aquello, la lucha de David contra Goliath, se pusieron en contra todos los aparatos de todos los lados... Itoiz no se resolvió porque había mejores o peores abogados que otros, sino que se resolvió entre bambalinas y algún día lo contaremos.

Si como consejera de Interior algún colectivo se opusiera a una obra pública, ¿qué orden daría a la Policía Foral?

-Mucho antes de plantearme que orden dar yo escucharía a ese colectivo. Previo haber escuchado y haber contribuido a que eso se racionalizase, algo que no se ha hecho por parte de los responsables políticos aquí, yo dejaría que se manifestaran. Yo daría instrucciones para que no se perjudicase a terceros, pero pondría todos los medios para que la Policía Foral no interviniese si no fuese necesario y si tiene que hacerlo, con el más escrupuloso respeto a los ciudadanos.

¿Apaga el móvil en esos paseos por la orilla del Irati?

-No, y desde que tomé posesión menos. También leo para desconectar.

¿Qué lee?

-Leo todos los días antes de dormir. Leo novelas. La última que he leído es Las mujeres de la Principal, de Lluís Llach, cantautor que según he oído encabeza una lista en Girona. También he leído recientemente Todo que ganar, de Juako Escaso, una historia ambientada en la Gasteiz de los años 70, que me ha parecido un libro también muy interesante.

¿Tiene Facebook? ¿Twitter?

-No, ni voy a tener. Soy un poco de la vieja escuela. Tengo un rechazo natural. Tengo un teléfono móvil que tiene WhatsApp desde hace un año aproximadamente. Aunque reconozco su utilidad, soy muy contraria a este tipo de relaciones sociales, amistosas basadas en las nuevas tecnologías. Se está perdiendo mucho hablar viéndose la cara. Esas sobremesas tranquilas, en las que si hay que discutir se discute, pero también se canta, se está perdiendo y es algo que me da mucha pena. Y me da grima ver a personas en una mesa wasapeando, porque me parece peligroso.

¿Ser consejera va a limitar sus actividades privadas?

-Supongo que sí. Yo voy a trabajar toda la semana cuantas horas sean necesarias, de lunes a viernes, y mi responsabilidad también me va a obligar en parte a estar disponible los fines de semana, pero los fines de semana voy a intentar descansar. Por ello tendré que desatender las invitaciones a fiestas de pueblos que he recibido, pero lo siento mucho, no voy a ir a unas sí y a otras no. También quiero aprovechar para cultivar un poco las amistades, porque no ven lo mismo dos ojos que cuatro. Eso también me va a ayudar a tener ese equilibrio y esa perspectiva necesarios.

¿Cree que se le pueden acercar personas interesadas por su nuevo cargo?

-A mí personalmente no se me han acercado. Algún indicio me han contado, pero no es significativo. También creo que se me conoce personalmente o por referencias para saber que no voy a admitir ni el más mínimo intento de favorecer a nadie. Alguien me puede engañar, porque quiere poder quedar conmigo para una cosa y luego es para otra, pero lo cortaré ipso facto.

El coche oficial, los escoltas... ¿Va a tenerlos?

-Al escolta ya he renunciado oficialmente. No lo quiero, ni lo necesito. En cuanto al coche oficial, la idea que tenemos es darle un planteamiento radicalmente distinto, porque no va a haber coches asignados nominalmente a cada uno. Va a haber un parque de conductores como un servicio de trabajo que usaremos en ocasiones puntuales, pero no de forma habitual. Es algo que tenemos que regular. En mi caso, además, soy conductora desde que tenía 18 años y es como vendré a trabajar. En coche o andando.

El perfil

Edad. 58 años (3 de septiembre de 1956) y natural de Artieda (Urraúl Bajo).

Estado civil y familia. Soltera y sin hijos.

Estudios. Licenciada en Derecho por la Universidad de Navarra (1978).

Carrera profesional. Durante la legislatura 1979-1983 trabajó en la asesoría del departamento de Fomento y Ordenación del Territorio de la Diputación Foral, bajo la dirección de Jesús Bueno Asín. En 1986 abrió su despacho profesional y desde entonces ha trabajado en el ejercicio libre de la profesión de la Abogacía y del asesoramiento jurídico tanto a particulares como a las administraciones públicas de Navarra, Aragón, Canarias, Cataluña, Madrid y País Vasco, ejerciendo la dirección letrada en múltiples procedimientos administrativos y judiciales.

------------------------

En Gara (2.08.2015) aporta ella misma estos datos para este perfil:

Fui asesora de Bueno Asín, diputado por la Merindad de Sangüesa, que equivalía a consejero ahora. Llegamos aquí por la candidatura popular Orhi Mendi, que luego apoyaron los partidos: estaban Herri Batasuna, el PNV, el MC, EMK

-----------------------

Se añade en esta fuente: http://gerindabaibi.blogspot.com.es/2015/07/animo-maria-jose-beaumont.html :

María José Beaumont fue la cabeza visible de la Coordinadora de Itoiz, pero también fue la letrada de ésta, la que jurídicamente hablando volvió locos a las administraciones navarras, del Estado español y de Europa.