La crisis económica iniciada en 2007

Draghi convierte al BCE en el gran banco malo de Europa y supera a la imprenta de Bernanke monetizando enormes cantidades de deuda pública
En efecto, el BCE inyecta otros 529.531 millones de euros a 800 bancos europeos el 29 02 2012 tras los 489.190 millones del 21 12 2011

LD Adrià Pérez Martí 2012-02-19

Los balances de los grandes bancos centrales han registrado una expansión sin precedentes El BCE de Draghi supera a la imprenta de Bernanke.

Los bancos centrales de todo el mundo han estado aplicando durante los últimos años, y muy especialmente durante los últimos meses, una fuerte política de expansión que ha hecho estallar no sólo el tamaño sino también el riesgo de sus balances. Tanto la Reserva Federal de EEUU (FED) como el Banco Central Europeo (BCE) han monetizado enormes cantidades de deuda pública, lo que a medio plazo podría poner en jaque la estabilidad del sistema monetario de estas economías.

Pero parece que esto no preocupe demasiado a los dirigentes de estas instituciones. Al fin y al cabo, el riesgo que asumen deteriorando sus cuentas lo gestionarán "muy bien", según comentó recientemente el presidente del BCE, Mario Draghi. Y si no, siempre estará el sufrido contribuyente para sufragar esta socialización de pérdidas de la banca y Estados deficitarios, que se niegan a ajustarse a la nueva realidad económica.

Expansión monetaria sin precedentes

El tamaño de los principales bancos centrales del mundo se ha multiplicado por 3 durante la crisis económica. En los niveles previos al estallido de la crisis los balances de los ocho principales bancos centrales ascendían a 5 ó 6 billones de dólares mientras que a finales de 2011 alcanzaron los 15 billones -un nivel equivalente al 30% de la capitalización bursátil mundial-.

Líderes destacados: la FED y el BCE

Dentro de estos bancos centrales destaca el sistema de la Reserva Federal y el Eurosistema. El balance de este último ha sufrido un incremento sin precedentes en apenas 6 meses, alcanzando la friolera de casi 3 billones de euros. Así, mientras que los activos totales de la FED se han incrementado un 1% desde julio de 2011 (hasta casi 3 billones de dólares), los activos del BCE han subido un 38% desde el 1 de julio de 2011 hasta el 6 enero de 2012, alcanzando los 2,7 billones de euros.

Y, sin embargo, estas cifras pronto se quedarán desfasadas porque la próxima gran subasta de liquidez de finales de febrero de 2012 podría ascender, de acuerdo con algunos analistas (Credit Suisse), a más de medio billón de euros -cifra similar a la del mes de diciembre, y por encima del consenso en los mercados-. Ésta es una muestra clara del giro que está imprimiendo el nuevo presidente de la institución monetaria, Mario Draghi, cuyo principal objetivo es el de relajar las tensiones de deuda pública y de liquidez bancaria -motivadas, en parte, por la resistencia de éstos a la reestructuración y ajuste a la nueva realidad económica-.

No sólo expansión, también deterioro

Como ya comentaba Juan Ramón Rallo, un banco central ha de cuidarse de no deteriorar su balance porque de lo contrario le será más difícil estabilizar el sistema monetario y, en particular, el valor de su moneda. Dos de las condiciones más importantes para ello es que estos bancos no asuman demasiada deuda en relación con los fondos propios y que el vencimiento de sus activos no sea muy superior al de los pasivos.

En cuanto a la primera condición, el sistema de la Reserva Federal presenta un apalancamiento de 54 veces sus fondos propios, y el Eurosistema de 33 veces. Esto significa que de producirse una depreciación en balances de los activos de ambos sistemas de tan sólo un 1,8% y un 3%, respectivamente, sería imposible atender todas las deudas contraídas. En tal caso se haría necesario inyectar nuevo capital a costa, claro está, del contribuyente.

Por lo que se refiere a la segunda condición, el hecho de que prácticamente la totalidad de la expansión del balance del sistema de la Reserva Federal se haya producido por la adquisición de deuda pública a un plazo más largo que anteriormente (ver gráfico) ha supuesto descompasar la maduración de su activo con respecto a su pasivo, con el deterioro consiguiente de su balance:

Fuente: elaboración propia a partir de los datos de la Reserva Federal

Por su parte, el Eurosistema no sólo sigue los mismos pasos que su homólogo americano sino que, además, le añade la exposición a la deuda pública de mala calidad de los PIIGS. De acuerdo con algunas estimaciones, ésta exposición ascendería a más de 700.000 millones de euros, habiendo crecido a un ritmo apocalíptico del 50% en pocos meses.

Un importe, probablemente, ya obsoleto si tenemos en cuenta que el BCE acaba de suavizar los colaterales exigidos a los bancos que busquen financiarse en la institución monetaria, especialmente aquéllos que acudan a siete bancos centrales (Irlanda, España, Italia, Francia, Chipre, Austria y Portugal). Una medida que degradará aun más el balance del Eurosistema y que, aunque el propio Draghi reconozca que supone asumir un riesgo, éste será "muy bien gestionado" (sic).

Depreciación del euro

Finalmente, no debemos olvidar las consecuencias que estas expansiones del BCE tendrán sobre el valor del euro. Algunos pronósticos alertan de que las últimas grandes inyecciones de liquidez del BCE podrían llegar a depreciar fuertemente el valor del euro con respecto al dólar. En opinión de Morgan Stanley, la depreciación podría llegar a situar el tipo de cambio en los 1,15 EUR/USD.

-------------------------------------------------------------------

La banca española dispara la compra de deuda pública gracias al BCE

LD LM/AGENCIAS 2012-02-27

Además de las entidades de los países con más tensiones, los bancos alemanes se aprovecharon de estas ventajas.

Los bancos en España e Italia aumentaron sus compras de deuda pública en enero en cantidades sin precedentes, una señal de que han canalizado parte de los préstamos a 3 años del Banco Central Europeo de final del año pasado a la deuda soberana, según datos del BCE.

El BCE concedió a los bancos 489.190,75 millones de euros el 21 de diciembre de 2011 y ahora las entidades tienen una segunda oportunidad de obtener fondos en unas condiciones similares esta semana. El uso de esos fondos para comprar deuda pública se conoce como "operaciones Sarkozy", después de que el presidente francés instara a los bancos a comprar bonos soberanos.

La información del banco central, publicada el lunes, 27.02.2012, indica que, además de las entidades de los países con más tensiones, los bancos alemanes se aprovecharon de estas ventajas. En la actualidad, los bancos pagan un interés del 1% para obtener liquidez del BCE, frente a una rentabilidad del 3,6% de la deuda española a 5 años. Esa rentabilidad ha bajado desde un 6,4% de finales de noviembre de 2011.

Los bancos españoles han aumentado sus inversiones en deuda pública de la zona euro en una cantidad récord de 23.100 millones de euros, para dejar el total en 229.600 millones, según datos del BCE. Las cifras no incluyen un desglose de inversiones por país emisor. En Italia, la subida mensual del valor de la deuda pública fue de 20.600 millones, también un récord, para dejar el total en los 280.000 millones.

Los bancos portugueses y griegos redujeron sus inversiones en deuda pública ligeramente, mientras que los irlandeses, franceses y alemanes aumentaron las suyas.

---------------------------------------------------------

En efecto, el BCE inyecta otros 529.531 millones de euros a 800 bancos europeos el 29 02 2012

LD Libre mercado 2012-02-29

La entidad presta casi 530.000 millones a la banca europea en la segunda subasta extraordinaria a tres años.

El Banco Central Europeo (BCE) ha adjudicado la cifra récord de 529.531 millones de euros a tipo fijo en la segunda subasta de liquidez con vencimiento a tres años celebrada por la institución, que contó con la participación de 800 entidades, informó el organismo presidido por Mario Draghi.

La cifra adjudicada supera así en un 8,2% el récord de adjudicación de la entidad establecido en la primera de estas operaciones de refinanciación a tres años, que tuvo lugar el pasado 21 de diciembre de 2011, cuando el BCE distribuyó entre los bancos 489.190,75 millones de euros entre 523 entidades.

Respecto a la operación celebrada este miércoles por el BCE, los expertos consultados por Europa Press aventuran que los bancos españoles podrían haber solicitado hasta un 20% de los fondos adjudicados, lo que equivaldría a unos 106.000 millones de euros.

En este sentido, el estratega de mercados de IG Markets, Daniel Pingarrón, señalaba que las entidades españolas e italianas podrían acaparar casi el 50% del total subastado, mientras que el economista jefe de Intermoney, Jose Carlos Díez, apuntaba que, según los datos de enero, las entidades españolas habían acumulado más del 20% del total de financiación a largo plazo del eurosistema, una cuota que probablemente habría aumentado un poco tras esta operación.

La inyección de fondos a tres años por parte del BCE ha permitido relajar significativamente la presión sobre la deuda de los países de la periferia del euro a través del denominado Sarkozytrade, por el que los bancos reciben dinero al 1% y lo invierten en deuda pública a intereses mucho más atractivos, lo que genera un beneficio de manera sencilla para la banca, aunque incrementa significativamente sus carteras de bonos soberanos.

Tras conocerse el resultado de esta segunda, y en principio última, subasta de liquidez del BCE con vencimiento a tres años, el euro se debilitaba frente al dólar hasta 1,3427 dólares, tras haber llegado a marcar un máximo intradiario de 1,3485 dólares antes de la operación de refinanciación.

Por su parte, en los mercados secundarios de deuda la prima de riesgo de los bonos españoles a diez años se situaba en 316,5 puntos básicos, con un rendimiento del 4,992%, mientras que el diferencial de la deuda italiana bajaba a 345,9 puntos, con un interés del 5,287%.

------------------------------------------------------

El Tesoro coloca 4.500 millones a tipos más bajos tras la inyección de más de medio billón de euros por parte del BCE

LD LM/Agencias 2012-03-01

El Tesoro Público ha vuelto a superar una prueba en los mercados animado por la inyección de más de medio billón de euros por parte del Banco Central Europeo (BCE) a la banca y ha colocado 4.501,44 millones de euros en bonos y a tipos más reducidos que en la anterior ocasión, según la información difundida por el Banco de España.

De esta forma, el organismo se ha quedado en la parte alta del rango, ya que esperaba captar entre 3.500 y 4.500 millones. La demanda, por su parte, ha vuelto a ser alta y ha superado los 11.400 millones de euros.

En concreto, el Tesoro ha colocado 1.909,97 millones en bonos del Estado con cupón del 4,00% y vencimiento a 30 de julio de 2015 de los 4.525,06 millones solicitados por los mercados. El tipo medio ha pasado del 3,332% anterior al 2,617% actual, mientras que el marginal se ha reducido hasta el 2,748% desde el 3,470%.

El organismo también ha colocado 1.061,04 millones en bonos con cupón del 3,40% y vigencia hasta el 30 de abril de 2014 de los 2.986,04 millones pedidos por los inversores. En este caso, el tipo medio se ha moderado hasta el 2,069% desde el 3,589%, mientras que el marginal se ha quedado en el 2,213% desde el 3,633%.

Finalmente, el Tesoro ha colocado 1.530,43 millones en bonos con cupón 4,25% y vencimiento a 31 de octubre de 2016 de los 3.774,43 millones que ha demandado el mercado. El tipo medio de este tipo de papel se ha reducido hasta el 3,376% desde el 3,455%, mientras que el marginal se ha situado en el 3,478% frente al 3,557% anterior.

La emisión de bonos se ha celebrado solo un día después de que el BCE haya adjudicado la cifra récord de 529.531 millones de euros a tipo fijo en la segunda subasta de liquidez con vencimiento a tres años celebrada por la institución, que contó con la participación de 800 entidades.

La subasta de liquidez del BCE ha vuelto a favorecer el resultado del Tesoro, tal y como ocurrió el pasado mes de diciembre, cuando la primera emisión del BCE supuso el inicio de una buena racha de emisiones para el organismo dependiente del Ministerio de Economía.

Así, el Tesoro ha cerrado satisfactoriamente todas las emisiones de 2012, al colocar casi siempre el máximo previsto e incluso superar sus propios objetivos y, generalmente, a tipos más bajos que en las subastas anteriores.

Estos resultados muestran que los mercados han recuperado cierta confianza en España y dan más importancia a las reformas que ha planteado el Gobierno de Mariano Rajoy que a las últimas rebajas de las agencias de 'rating'.

Además, constatan que los inversores ya habían descontado las malas cifras de déficit, puesto que también ha sido la primera emisión desde que se conoce el dato definitivo, que superó las peores previsiones y se situó en el 8,51%, más de 2,5 puntos por encima de la estimación del anterior Gobierno (6%).

La prima de riesgo, estable

En este contexto, la prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles a diez años respecto a los alemanes se relajaba hasta los 306 puntos básicos, con un rendimiento del 4,897%, tras la apertura de los mercados europeos.

En cualquier caso, el Tesoro ha emitido ya más de 40.000 millones de euros en lo que va de año, lo que supone más del 46% de los 86.000 millones de euros brutos que espera colocar en deuda a medio y largo plazo a lo largo de 2012.

Subastas de marzo y abril

A lo largo del mes de marzo, el organismo realizará tres subastas más: una de obligaciones el jueves 15 de marzo, otra de letras a 12 y 18 meses el martes 20 y otra de letras a 3 y 6 meses el martes 27 de marzo.

En el mes de abril, el Tesoro se someterá al escrutinio del mercado en cuatro ocasiones. Así, celebrará una subasta de bonos el miércoles 4 de abril, una de letras el martes 17, una de obligaciones el jueves 19 y otra de letras el martes 24.

------------------------------------------------------

La prima de riesgo española baja de 300 puntos

LD EUROPA PRESS. LONDRES 1/03/2012

La prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles a diez años respecto a sus homólogos alemanes se situaba tras la apertura de Wall Street en 298,4 puntos básicos, con un rendimiento del 4,842%, tras haber iniciado la sesión en 317 puntos.

Por su parte, el diferencial entre los bonos italianos y los alemanes se estrechaba hasta los 305,1 puntos básicos, con un rendimiento del 4,909%, lo que reduce el 'spread' entre la deuda española y la transalpina a apenas siete puntos.

La notable caída en los intereses exigidos a los bonos de ambos países se produce después de que el Tesoro Público español haya vuelto a superar este jueves una nueva prueba en los mercados animado por la inyección de más de medio billón de euros por parte del Banco Central Europeo (BCE) a la banca al colocar 4.501,44 millones de euros en bonos a tipos más reducidos que en la anterior ocasión.

Asimismo, superada la media sesión la Asociación Internacional de Derivados y Swaps (ISDA por sus siglas en inglés) anunció que el canje de deuda pactado por el Gobierno griego con sus acreedores privados no representa un "evento de reestructuración de crédito", lo que hubiera supuesto la activación de los seguros de crédito frente a impagos (CDS), aunque advirtió de que la situación del país heleno puede variar en el futuro.

-----------------------------------------------

Bancos y cajas españoles afrontan en 2011 vencimientos de deuda de 97.506 millones, sin incluir los intereses, y el Estado de 121.359 millones

DN EUROPA PRESS. MADRID Miércoles, 29 de diciembre de 2010

Bancos y cajas de ahorros españoles afrontan en 2011 vencimientos de deuda de 97.506 millones de euros, lo que supone un 20% por debajo de los 121.359 millones que tiene el Estado en letras y bonos, según datos de Analistas Financieros Internacionales (AFI). Concretamente, los bancos tendrán que devolver 51.353 millones de euros a lo largo del próximo ejercicio, algo más que las cajas de ahorros (46.153 millones).

El Santander encabeza el ranking de obligaciones de pago, con 27.480 millones, seguido por BBVA (18.297 millones), el Sistema Institucional de Protección (SIP) que lidera Caja Madrid (10.580 millones), La Caixa (8.500 millones), Popular (4.480 millones) y Banesto (3.850 millones).

También vence la deuda de Sabadell (3.640 millones), NovaCaixaGalicia (2.600 millones), Caixa Catalunya (1.840 millones), el SIP de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (1.800 millones), Bankinter (1.445 millones) y Banca Cívica (1.126 millones).

No obstante, estos importes sólo son el nominal de la colocación de deuda, sin incluir los intereses aparejados, que en el caso de los dos mayores bancos españoles, Santander y BBVA, se elevan en 2011 a 5.443 y 2.647 millones de euros, respectivamente.

Los expertos coinciden en que el pago de vencimientos no será el principal reto que aguarda a las entidades financieras, sino el previsible encarecimiento de las emisiones futuras de deuda a raíz de la posible rebaja de las calificaciones tanto del rating soberano de España como de las entidades.

La agencia Moody"s advirtió recientemente de la posibilidad de rebajar los rating de 30 entidades españolas.

Los datos que maneja el Banco de España fijan la mitad de los vencimientos de deuda a medio y largo plazo de las entidades financieras españolas a partir del año 2013.

Los bancos españoles emitieron deuda por importe global de 31.450 millones de euros en 2010, a un plazo de entre tres y diez años, y a través de bonos y cédulas hipotecarias en su mayoría.

Santander y BBVA acapararon el 67% del total de emisión privada bancaria, ya que la entidad que preside Emilio Botín colocó 11.600 millones de euros (37%) y la que encabeza Francisco González hizo lo propio con 8.250 millones.

La deuda de la banca española con el Banco Central Europeo bate un nuevo récord en julio de 2010 con un incremento del 77,6% en un año y es casi el 30% de la financiación total que el BCE concede al Eurosistema