....HISTORIA DE ESPAÑA.......HISTORIA DE NAVARRA...Navarra actual.....La época del cuatripartito de Uxúe Barkos en el poder desde el 20 de julio de 2015...INDEX

El alcalde Asiron clausurará el 16 de noviembre de 2016 la cripta del Monumento de Navarra a los muertos en la Cruzada y quitará los restos de Emilio Mola, José Sanjurjo, Joaquín Sota, Severiano Arregui, Pedro Martínez Chasco, Jaime Munárriz y de los hermanos Joaquín y Dimas Aznar

 

La familia del general Sanjurjo requiere al Ayuntamiento de Pamplona para que paralice la exhumación del militar no franquista.
Alega también que la exhumación decidida plantea una "vulneración" de la ley de libertad religiosa y "un problema de derecho internacional" ya que "vulnera" la ratificación del acuerdo entre España y la Santa Sede por el que "los lugares de culto tienen garantizada su inviolabilidad con arreglo a las leyes" y la cripta es, por sentencia de 2008, de "uso privado de la Iglesia Católica como lugar de culto y enterramiento"

 

 

El Arzobispado de Pamplona alega en octubre de 2016
que el Ayuntamiento no tiene facultades para exhumar y trasladar los restos por estar en un lugar de culto que no es un cementerio,
como no lo son las iglesias donde están enterradas personas,

que la cripta es un lugar para la eucaristía y que, como lugar de culto, tiene garantizada su inviolabilidad, que se extiende a los enterramientos en la cripta"

DN 4/10/2016 EUROPA PRESS. PAMPLONA http://www.diariodenavarra.es/noticias/navarra/navarra/2016/10/04/arzobispado_presenta_alegaciones_clausura_cripta_caidos_489844_2061.html

El Arzobispado de Pamplona presentó el lunes, 3/10/2016, en el registro de la Delegación del Gobierno, sus alegaciones al expediente de clausura de la cripta del Monumento a los Caídos como lugar de enterramiento, tras la decisión del Ayuntamiento de Pamplona de exhumar los restos de los allí enterrados.

El Arzobispado considera que "el hecho de que el Ayuntamiento sea el propietario de la cripta no le otorga facultades para exhumar y trasladar los restos que se encuentran en un lugar de culto, que no es un cementerio, que es conforme con lo dispuesto en la Ley de Memoria Histórica y cuya inviolabilidad se encuentra garantizada por el actual ordenamiento jurídico".

El expediente de clausura de la cripta fue publicado como Resolución de Alcaldía en el Boletín Oficial de Navarra, el pasado día 15, apelando a la Ley de Memoria Histórica y al Reglamento de Sanidad Mortuoria.

El Arzobispado de Pamplona ha presentado sus alegaciones como "titular del derecho de usufructo a perpetuidad de la Cripta y de todos los elementos inmuebles que en ella se contienen", ha informado el propio Arzobispado en un comunicado.

En relación a la Ley de Memoria histórica, el Arzobispado argumenta que el Tribunal Administrativo de Navarra (TAN) "resolvió en 2008, en relación a la posible desaparición de la cripta, que las medidas adoptadas por el Ayuntamiento de Pamplona en aquel momento eran suficientes para desposeerle del carácter de símbolo de régimen franquista, por lo que ya entonces, por esas intervenciones, quedaba conforme con lo dispuesto en la Ley de Memoria Histórica".
"Recordando además la regulación sobre el Valle de los Caídos, el TAN señalaba que el legislador había considerado suficiente un cambio de uso y la prohibición de actividades de exaltación del franquismo, sin que se considerase necesario suprimir los enterramientos allí existentes", destaca.

En relación al Reglamento de Sanidad Mortuoria, el Arzobispado considera que "no está vigente en este caso este Reglamento dado que los restos humanos que se pretenden exhumar no están en un cementerio sino en una cripta de uso privado, como recoge la resolución del Tribunal Administrativo de Navarra 673 de 2008". "La cripta no puede tener la consideración de cementerio, como no lo son los ábsides, criptas u otros lugares de las iglesias donde están enterradas personas de los pueblos, sacerdotes, obispos, etc", señala.

Por otra parte, el Arzobispado alega que "la exhumación de los restos depositados en los sarcófagos dañarán necesariamente los elementos arquitectónicos, ornamentales, muebles o inmuebles ubicados en la Cripta, por la integración de estos elementos en la misma construcción de la cripta".

Al mismo tiempo, señala que la cripta es "un lugar sagrado, para la celebración de la eucaristía y la oración y que, como lugar de culto, tiene garantizada su inviolabilidad con arreglo a las leyes". "Esa inviolabilidad se extiende también a los enterramientos existentes en la cripta", sostiene.