...Crónica del siglo XXI.....Crónica 2......HISTORIA UNIVERSAL.......INDEX

La Máquina de Antikythera era una calculadora analógica del siglo I a C utilizada para cálculos astronómicos y de calendario

Se descifran en 2016 las inscripciones de la Máquina de Antikythera del siglo I a C

En la caja aparece la palabra ISPANIA y varios textos con los nombres de planetas y del zodiaco

BEGOÑA CASTIELLA Corresponsal en Atenas - ABC 14/06/2016 http://www.abc.es/cultura/abci-ordenador-mas-antiguo-mundo-mecanismo-anticitera-sigue-sorprendiendo-201606142057_noticia.html

Ya parecía que se sabía todo sobre la máquina de Antikythera - Anticitera, [era una calculadora analógica] considerada la primera computadora de la historia, ya que fue construida en el siglo I antes de Cristo. Un mecanismo utilizado para complejos cálculos astronómicos y de calendario que fue descubierto por casualidad: formaba parte de un naufragio que se localizó cerca de la isla de Symi, en el Dodecaneso, a pocas millas de la isla de Rodas en 1900. Lo descubrieron unos pescadores de esponjas y lo que se encontraba en el naufragio fue rescatado en 1901 y 1902. Valerios Stais, la persona encargada de hacerlo, ya entonces comprendió que el mecanismo era de uso astronómico.

En 1901, el arqueólogo griego Valério Stáis que estudiaba los objetos rescatados, observó que un trozo de lo que parecía roca de dicho naufragio «mostraba un engranaje parecido al de los relojes»

El aparato, un complejo mecanismo dentro de un cajón de madera de 33 cms de altura, 18 de ancho y 8 de fondo, fue examinado durante muchos años y se descubrió su sofisticación ya que incluía dos círculos, uno para el zodiaco y otro para el calendario egipcio. Y gracias a un botón y unos treinta engranajes sobre diez ejes, se podían predecir las posiciones planetarias en días concretos, los eclipses solares y lunares, las fechas de los Juegos que tenían lugar en Olimpia, en Nemea, en Istmia (Corinto) y muchas cosas más.

Pero ahora, gracias a la utilización de un tomógrafo diseñado y fabricado en Inglaterra únicamente para este proyecto, se ha podido descifrar los textos inscritos con letras de dos milímetros de tamaño en las partes laterales del cajón del mecanismo. Hasta ahora se habían descifrado menos de mil caracteres, pero gracias a los esfuerzos actuales, se han podido leer 3.400. Y se han necesitado los esfuerzos de muchos profesionales: astrónomos, historiadores, físicos, ingenieros y filólogos especializados en griego clásico. «Veinte cortes tomográficos» afirma que se necesitaron para poder leer cada letra el experto en paleografía Agamenón Tselikasa, cuando presentó estos descubrimientos la semana pasada en Atenas.

«Para mí lo más importante es que todo este mecanismo de Anticitera tiene inscripciones, explicando su funcionamiento. Por lo tanto, el mecanismo tiene su información abierta a todos. Esto concuerda perfectamente con el espíritu del humanismo griego, basado en poner el conocimiento al alcance de todo el mundo... porque el espíritu griego es universal y no puede estar encerrado en una caja», dijo emocionado el Sr. Tselikas

Y gracias al tomógrafo los científicos de las universidades de Tesalónica, Atenas, Nueva York y Cardiff han podido describir cómo funcionaba el mecanismo. También han entendido cuales son las partes que faltan: «sabemos que el mecanismo incluía un planetario completo que aún no se ha hallado» afirmó el físico Yánis Vitsakis a Efe. Lo que sí cree el físico es que este mecanismo es un compendio de todo el conocimiento astronómico de la época clásica, fabricado de forma que explicaba el funcionamiento del universo tal y como se entendía entonces.

Uno de sus colegas, Xenofón Músas, ha concluido que incluye todos los conocimientos del siglo I antes de Cristo en matemáticas, astronomía y física. No se conoce quién lo encargó y quién lo fabricó, pero ahora se sabe que los nombres de los meses que figuran en la parte frontal del mecanismo están escritos en el dialecto de Corinto: esto permite creer que el propietario o el fabricante del mecanismo era de esta ciudad o de una de sus colonias de la costa de Epiro, en el Mar Jónico.

El mecanismo de Antikythera - REUTERS

------------------------------------------------------------------------------------

La relojera suiza Hublot presentó en la exposición 2012-2014 una reconstrucción moderna del mecanismo

------------------------------------------------------------------------------------

Así funcionaba la Máquina de Antikythera [una calculadora analógica]

ABC Publicado por el 10 de junio de 2016 http://abcblogs.abc.es/archivos-desclasificados/2016/06/10/maquina-anticitera-mecanismo/

Es uno de los misterios más interesantes de la historia. Toda una muestra de la inteligencia hoy ignorada de nuestros antepasados. La «Máquina de Anticitera (Antikythera)» es una de esas leyendas casi románticas que unen -aunque con enfoque opuesto- a escépticos y “creyentes”.

Un aparato complejo datado en el siglo I a.C.: el primer objeto con engranajes descubierto de esa época. Una joya hallada en el año 1900 por buzos originarios de la isla de Dodecaneso Symi. Hasta su descubrimiento, la existencia de este tipo de máquinas era una ilusión, una quimera, un sueño: había textos que hablaban de estos mecanismos pero ninguna prueba que ratificara su mera existencia. Su aparición lo cambió todo.

Un equipo de filólogos, físicos, ingenieros, astrónomos e historiadores de ciencia de las universidades de Atenas, Salónica, Cardiff y Nueva York han podido hacer una descripción completa del funcionamiento de un mecanismo sobre el que han estado trabajando 11 años.

Máquina de AnticiteraEl mecanismo de Antikythera

La Máquina de Antikythera era una calculadora analógica

El famoso «mecanismo de Anticitera», conocido como el primer «ordenador» de la Historia [era una calculadora analógica] utilizada con fines astronómicos y calendáricos. Según informa la agencia Efe, la clave que ha permitido entender mejor los fragmentos de este aparato ha sido recurrir un tomógrafo especial, fabricado en el Reino Unido exclusivamente para esta investigación. Con ayuda de este tomógrafo, los expertos pudieron leer los textos escritos con letras de tan solo dos milímetros de tamaño, incrustadas en las partes laterales del cajón de madera que constituye el mecanismo de Anticitera.

«Para la lectura de cada letra fueron necesarios veinte cortes tomográficos», según explicó el especialista en paleografía Agamemnon Tselikasa durante la ceremonia de presentación el jueves por la noche. Gracias a esta lectura, los científicos han podido hacer una descripción completa del funcionamiento del mecanismo, entender su finalidad y ver cuáles son las partes que todavía no se han recuperado de este artilugio.

«La lectura nos permitió entender con certeza cuáles son las partes que nos faltan. Sabemos que el mecanismo incluía un planetario completo que aún no ha sido hallado», explicó a Efe Yanis Bitsakis, físico y especialista en Historia de las Ciencias. Según Bitsakis, ya no cabe duda de que el aparato había sido fabricado para explicar el universo, según el conocimiento astronómico de la época.

Los informes revelan que existían diferentes partes de la máquina:

  1. En la parte frontal del mecanismo -un cajón de madera de 33 centímetros de altura, 18 de anchura y 8 de profundidad- había dos círculos, uno para el zodíaco y otro para el calendario egipcio.
  2. En la parte lateral había un botón que al girarlo ponía a funcionar una treintena de engranajes colocados sobre diez ejes que accionaban a su vez las manecillas de los dos círculos.
  3. Se podían predecir eclipses solares y lunares con hasta 19 años de antelación gracias a este mecanismo capaz de medir las posiciones planetarias en un momento concreto.

«Un sistema de cuatro engranajes permitía que los cinco planetas girasen alrededor del sol que a su vez giraba alrededor de la tierra», explicaba ante los medios el profesor de Física de Universo Xenofón Musás.  Según Musás, en el mecanismo de Anticítera y en sus inscripciones está todo el conocimiento en materia de física, ingeniería, astronomía y matemáticas del siglo I a.C.

«Para fabricarlo era necesario un muy buen conocimiento de ingeniería y de astronomía, inimaginable tratándose de un periodo situado 1.700 años antes de la revolución científica de los siglos XVI y XVII», destacó el profesor emérito de Astrofísica de la universidad de Cardiff, Mike Edmunds a Efe.

Además, los nombres de los meses en la parte frontal están escritos en el dialecto de la ciudad de Corinto, lo que hace suponer que el fabricante o el propietario era originario de esta ciudad o de alguna de sus colonias situadas en las costas de Epiro, en el mar Jónico. La posibilidad de alguna relación con Epiro se refuerza por la mención -además de los juegos Olímpicos, los Nemeos, los Ístmicos y los Píticos, donde participaban todas las ciudades del mundo heleno- de unos juegos locales, los del oráculo de Dodoni. La mención de otros juegos locales de la isla de Rodas permite suponer también alguna relación con ella.

Hasta 1972 habían sido descifrados tan solo 923 caracteres de las inscripciones, mientras que el equipo actual consiguió leer 3.400.

--------------------------------------

Nuevas investigaciones sobre el naufragio de Anticitera

Begoña Castiella / Atenas Día 13/07/2014 http://www.abc.es/cultura/arte/20140712/abci-anticitera-naufragio-exposicion-201407111314.html

The Antikythera mechanism [la Máquina de Antikythera] era una calculadora analógica

La exposición de objetos que formaban parte del cargamento de un barco que viajaba hacia Roma entre los años 50 y 40 a. C. ha conseguido aumentar el 80 por ciento de los visitantes del Museo Arqueológico de Atenas… y poner en marcha una nueva investigación de arqueología submarina de gran interés. Se trata del naufragio, que fue descubierto hundido cerca de la isla de Anticitera (entre las islas de Creta y Citera en el Mar Egeo) en 1900 y que se inauguró el 5 de Abril del 2012 bajo el título «El naufragio de Anticitera: El Barco, el Tesoro, el Mecanismo». Ha cerrado el 29 de junio, y ahora se prepara para ser expuesta el año próximo en Basilea (Suiza).

El Mecanismo de Anticitera y sus engranajes

El mas conocido de los objetos recuperados en este naufragio es el denominado Mecanismo de Anticitera, considerado el antepasado de los ordenadores. El arqueólogo heleno Valério Stáis, que estudió por primera vez los objetos encontrados por casualidad por un pescador de esponjas a mas de 40 metros del mar entre 1900 y 1901, describió un objeto que parecía una roca pero «mostraba un engranaje parecido al de los relojes»: se acabó descubriendo que se trataba de las partes de un mecanismo del que se recuperaron mas de 30 engranajes de bronce y permite cálculos matemáticos, mecánicos y astronómicos de gran complejidad… aptos para calcular la posición de planetas, la fecha de los eclipses o la de los juegos olímpicos de la época. Todo ello fabricado en el s. I a. C.

Se encontraron junto a este mecanismo otros muchos objetos, 378 en total, muchos de los cuales no habían sido expuestos hasta ahora: ánforas, joyas, piezas de cristal, estatuas de mármol y de bronce (se dice que destinadas a ricos clientes romanos) y muchas cosas mas.

Nuevas investigaciones de suizos y norteamericanos

La consiguió, según declaró la vice Ministra de Cultura Angela Gereku que aumenten los visitantes del Museo Arqueológico de Atenas en mas del 81% y será de nuevo expuesta en el 2015, esta vez en el Museo de Arte Antiguo de Basilea, Suiza.

En el acto de cierre de la exposición en el Museo intervinieron el arqueólogo Yorgos Kakavas,Presidente del Museo Arqueológico Nacional, Theodosios Tassios,profesor emerito de la Universidad Politécnica de Atenas, Andrea Bignasca,el Director del Museo de Arte Antiguo de Basilea y Brendan Foley,el investigador principal del Instituto Oceanográfico de Woods Hole de Massachussets(EEUU).

Y entre discursos se anunció que a partir del 15 de septiembre de este año y durante un mes entero, se organizará una gran expedición submarina para investigar de nuevo el naufragio con nuevas tecnologías…que se espera aportará nuevos descubrimientos. Y la mejor noticia: ahora que por la crisis el estado griego tiene dificultades hasta para mantener sus hospitales públicos y proveer a sus asegurados de medicinas (y mucho menos para este tipo de investigaciones), la factura de esta expedición será pagada por la marca relojera suiza Hublot y otras compañías privadas griegas, norteamericanas y suizas. Menos mal, porque el coste supera los dos millones de dólares y podría alcanzar los tres millones.

Investigaciones anteriores

Este naufragio ya había sido estudiado dos veces: cuando fue descubierto por los pescadores de esponjas de la isla de Simi con el apoyo de la Marina Real griega entre 1900 y 1901 (alcanzando sus buzos los 75 metros de profundidad) y con la ayuda del arqueólogo submarino francés Jacques Yves Cousteau y su mítica embarcación Calypso en 1976. Sin embargo ahora se sabe que los expertos tendrán mejores medios técnicos para investigar la zona marina dónde naufragó la embarcación. Brendan Foley, experto en arqueología submarina, está entusiasmado: es un proyecto que lleva preparando dos años gracias al Instituto Oceanográfico de Woods Hole de Massachussets, con la estrecha colaboración de las autoridades de la arqueología submarina griega .Está convencido de que al ser el naufragio el de un barco comercial, seguro que habrá mas objetos que formaban parte de su cargo. También se muestra seguro de la existencia de un segundo barco hundido a poca distancia que seguía la misma ruta,algo que se descubrió en sus recientes investigaciones .

Foley comenta que lleva desde el 2001 colaborando con el Departamento de Antigüedades submarinas, mientras terminaba su tesis doctoral en el MIT (Instituto de Tecnología de Massachussets).Y afirma que «estoy orgulloso de que Grecia es donde se está aplicando la tecnología mas moderna. Grecia es el campo de investigación mas grande en el ámbito de la arqueología submarina y el mundo entero está esperando sus resultados».

Lo mas interesante de la expedición submarina, en la que tomarán parte expertos griegos y extranjeros, será el uso de nuevo equipamiento: el Exosuit, un traje de buceo revolucionario que permite al buceador llegar a los 300 metros bajo el agua y permanecer ahí hasta 4 horas. Lo van a probar desde ahora hasta septiembre en Rhodes Island (EEUU) antes de ir a Anticitera. Los pescadores de esponja solo podían bucear hasta los 75 metros y mantenerse a esa profundidad unos pocos minutos… con lo que la diferencia del trabajo que podrán llevar a cabo los buzos con el Exosuit es espectacular.

Este traje de buceo ha sido diseñado por la compañía de sistemas de robótica Nuytco Research en aluminio con unas “articulaciones” que permiten delicados movimientos de pies y manos para los buzos que lo lleven. Tiene varios sistemas para permitir la oxigenación y la comunicación , cámaras de video … y muchas cosas mas. La nueva tecnología podrá aportar nuevos datos a este naufragio, que es ya una leyenda entre los investigadores marinos.

El mecanismo en números:

Begoña Castiella Atenas -

Mide: 33 cms. de altura, 17 cms. de ancho, 9 cms. de fondo

- Fue creado entre el 150 y el 100 a.C. en bronce con más de 30 engranajes diferentes

- Tiene textos e inscripciones con mas de 2.000 caracteres (se puede leer la palabra ISPANIA)

- Calcula: posición de la luna, del sol, de otros planetas, fechas de los juegos olímpicos de Domoni, Nemea, Delfos,Corinto,Olimpia

- Es el abuelo del astrolabio, del planetarium y del ordenador

- Científicos de todo el mundo han unido sus fuerzas para entenderlo

- El naufragio del barco dónde se encontraba el mecanismo fue descubierto por casualidad en 1900, por un pescador de esponjas a 42 metros de profundidad. Y se efectuaron trabajos para su rescate del fondo del mar entre 1900 y 1901, ya que se hundió cargado de obras de arte (desde estatuas hasta joyas, piezas de cristal y mármoles esculpidos de los siglos IV-I a.C).

- Pero también en una segunda fase en 1976 con la ayuda del comandante Jacques Yves Cousteau y su legendario barco Calypso.

- 32 ruedas dentadas

- En 1901, el arqueólogo griego Valério Stáis que estudiaba los objetos rescatados, observó que un trozo de lo que parecía roca de dicho naufragio «mostraba un engranaje parecido al de los relojes». Un examen técnico mostró que se trataba de un complejo mecanismo corroído.

-Desde entonces,científicos del mundo entero han estudiado este mecanismo, demostrando que los 82 fragmentos recuperados tienen más de 30 ruedas y engranajes de bronce dentro de una caja de madera.

- Su utilización: cálculos matemáticos, astronómicos y mecánicos diseñados en el siglo I a.C.

- Sol, luna, eclipses, olimpiadas...

-Los investigadores del denominado «Proyecto de Investigación del Mecanismo de Anticitera The Antikythera mechanism» afirman que reproduce el movimiento de la luna en el cielo y sus fases durante un mes entero, predice los eclipses, cuenta el tiempo y es de hecho un calendario infinito.

-En la época fue utilizado para observaciones astronómicas y para la enseñanza de matemáticos y astrólogos.

- En la caja pone ISPANIA, la cita más antigua a nuestro país. Y curiosamente, tras los últimos estudios exhaustivos del proyecto con un software especial se han descubierto más inscripciones, llegando a la conclusión de que también podía calcular las fechas de los juegos olímpicos de la época (cada 4 años en distintos puntos de Grecia, siendo el mas conocido Olimpia) y varios textos con los nombres de planetas, del zodiaco y... la palabra ISPANIA, la referencia mas antigua sobre España del mundo clásico.

-Uno de los patrocinadores de esta exposición, «El naufragio de Anticitera: El Barco, el Tesoro, el Mecanismo» (abierta hasta el 28 de abril de 2014), es la compañía relojera suiza Hublot, que ha presentado una reconstrucción moderna exacta del mecanismo. Asimismo se exponen otros 377 objetos del naufragio, incluyendo esculturas como el denominado Efebo de Anticitera, joyas, vasijas y objetos de cristal, muchos nunca expuestos al público hasta ahora.

--------------------------------------------------