Alcaraz mantiene ante el juez su acusación al Gobierno de ser cómplice de ETA

Jueves, 29 de noviembre de 2007. AGENCIAS. Madrid

El presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, se ha ratificado hoy ante el juez de la Audiencia Nacional en su acusación al presidente del Gobierno de ser cómplice de ETA, una denuncia "que mantengo", ha dicho, y por la que se le ha interpuesto una querella por un delito de injurias al Ejecutivo.

Alcaraz ha prestado declaración durante un cuarto de hora ante el juez Ismael Moreno, quien a instancias de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional admitió a trámite la querella interpuesta por la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (ADADE).

El presidente de la AVT se ha negado a responder a las preguntas del abogado de ADADE, Mariano Benítez, según ha comentado éste, "y sólo ha manifestado que no tenía intención de injuriar al Gobierno y que sus declaraciones se han sacado de contexto", aunque lo importante, ha destacado, "es que se ha ratificado en lo que dijo".

Al término de su comparecencia ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 2 Alcaraz ha señalado a los periodistas que en el día de hoy José Luis Rodríguez Zapatero "estará compartiendo alegrías con los terroristas, los separatistas y el brazo político de ETA" por ver al presidente de la AVT entrando por la puerta de la Audiencia Nacional, y se preguntó qué es "lo próximo" que le tiene preparado el Ejecutivo.

Se ha mostrado confiado en que la querella sea sobreseída, "porque es de sentido común", y ha recalcado que él ha hecho uso de su libertad de expresión al tiempo que se ha mostrado "tranquilo" porque "por decir lo que pensamos millones de españoles no me pueden meter en la cárcel".

Alcaraz ha llegado a la Audiencia Nacional acompañado de su esposa y arropado por una cuarentena de simpatizantes y miembros de la AVT, ataviados con las camisetas diseñadas para esta ocasión con el lema "De la A a la Z, todos somos Alcaraz", y profiriendo gritos como "Alcaraz somos todos" o "Rubalcaba jódete aquí estamos otra vez".

Se le imputa un delito de calumnias e injurias graves al Gobierno de la Nación, castigado con pena de multa de 12 a 18 meses, una acusación que el juez Moreno rechazó en un primer momento -el pasado 3 de julio- al considerar que las injurias y calumnias "deben de ir dirigidas contra altos organismos de la nación (...) no contra los miembros que personalmente forman parte del mismo".

No obstante, la Sala de lo Penal ordenó a Moreno que admitiera la querella al estimar el recurso de apelación que interpuso ADADE contra la resolución del juez.

-----------------------

El PP cree que llevar a Alcaraz a la Audiencia es "la última foto" para "criminalizar a las víctimas". RECUERDA QUE EL LETRADO DE LA ACUSACIÓN ES MILITANTE DEL PSOE

L D (Agencias). 29 de noviembre de 2007

El diputado del PP Alejandro Ballesteros ha denunciado este jueves que con la citación a Francisco José Alcaraz en la Audiencia Nacional se ha obtenido "la última foto en la hoja de ruta de criminalización de las víctimas" que los socialistas han seguido en esta legislatura. Además, ha recordado que el letrado de la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (ADADE) es afiliado del PSOE. Esta misma mañana, el socialista Álvaro Cuesta ha mostrado su "repugnancia" por la "actitud intolerable" del presidente de la AVT.

En declaraciones en el Congreso, Ballesteros afirmó que el abogado que ha presentado la demanda contra Alcaraz de la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (ADADE), por un delito de injurias y calumnias graves contra el Gobierno de la Nación, es afiliado socialista y que son por tanto el PSOE y el Gobierno los que están detrás del caso.    "Hoy concluye la hoja de ruta del señor Zapatero con las víctimas del terrorismo", insistió Ballesteros, que acusó al Gobierno de perseguir al colectivo y humillarlo, con medidas como la atenuación del grado penitenciario del sanguinario terrorista de ETA De Juana Chaos.   "Desde el inicio de la negociación, Zapatero marcó una estrategia acordada parece ser con ETA donde estaba muy claro que el mensaje era que los terroristas son hombres de paz, o había que aproximarlos a ser hombres de paz, y las víctimas del terrorismo no eran tan buenas", dijo.