La crisis económica iniciada en 2007

Airbus gana el pulso a Boeing en París en 2011 con pedidos para 730 aviones

DN EFE/AGENCIAS. PARÍS 26/06/2011

Un avión que funciona exclusivamente con energía solar, el mayor aparato de pasajeros de la historia o la maqueta de un supersónico capaz de unir París y Tokio en dos horas y media son algunas de las novedades que pudieron verse en el Salón Aeronáutico de Le Bourget.

Los principales constructores mundiales presentaron sus últimas novedades en la que está considerada como la mayor feria aeronáutica del mundo, una cita bianual que cumple 49 ediciones y que fue inaugurada por el presidente galo, Nicolas Sarkozy, anfitrión del encuentro, con un llamamiento a acabar con el proteccionismo.

Por el momento, el sector parece haber dejado atrás la crisis, que se hizo notar en la edición de 2009, y cuenta ya con un número récord de expositores, 2.100 procedentes de 42 países, un éxito que pretende confirmar con un récord también de firma de contratos o pedidos.

Como en ediciones anteriores, junto a las novedades de la industria, el salón estuvo centrado en la rivalidad comercial entre los dos gigantes del sector, el estadounidense Boeing y el europeo Airbus, que se reparten el 80% del mercado.

Una situación que puede evolucionar con la llegada de nuevos competidores, como el chino Comac, que presentó en Le Bourget, por primera vez en el extranjero, la maqueta de su primer jet, el C919, cuya entrada en servicio está prevista para 2016.

Airbus cerró la carrera de firma de contratos en el Salón Aeronáutico de Le Bourget con pedidos récord para 730 aviones por un valor de 59.962 millones de euros en cuatro días.

Por su parte, Boeing recibió 142 pedidos de aviones en el salón aeronáutico de Le Bourget por valor de 15.402 millones de euros.

"Ha sido la mejor feria" de la historia para Airbus, destacó en una conferencia de prensa el presidente de la compañía, Tom Enders, que puso el acento en los pedidos para 667 unidades de la nueva versión de la familia de aviones de un solo pasillo, el A320neo.

Junto a la avalancha de pedidos, Le Bourget supone un espejo para presentar las filigranas del mercado, entre las que tuvo un papel preponderante la maqueta del avión supersónico que proyecta EADS, propietario de Airbus, para 2050, capaz de superar cuatro veces la barrera del sonido con un centenar de pasajeros a bordo y que conectará París con Tokio en dos horas y media, frente a las 11 y media actuales.

Entre otras novedades, Boeing presentó su nueva aeronave, el avión de carga 747-8, que realizó en su debut el primer vuelo transatlántico propulsado por biocombustible.

El aparato aterrizó procedente de Seattle (EE UU), tras recorrer una distancia de 8.029 kilómetros propulsado por cuatro motores GEnx-2B de General Electric alimentados con una mezcla de un 15% de biocombustible basado en camelina y un 85% de queroseno tradicional.

Por otro lado, la aerolínea Iberia participó por quinta vez consecutiva en el salón de Le Bourget.

La presencia de Iberia Mantenimiento en Paris Air Show se explica por la importancia de esta feria aeronáutica en todo el mundo, con gran asistencia de compañías aéreas, centros de mantenimiento y otro tipo de empresas relacionadas con la industria de la aviación", señaló la aerolínea en un comunicado.