Crónica del siglo XXI
La crisis económica iniciada en 2007

De la Vega dice que no informó del aguinaldo bancario para no cansar a los periodistas

Libertad Digital 19.12.2008

La vicepresidenta de la Vega, firmante de la polémica rebaja fiscal a los directivos de los bancos, ha tenido que dar explicaciones en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. Dice que todo se hizo con "transparencia absoluta". No se informó para no cansar a los periodistas.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, María Teresa Fernández de la Vega afirmó que el ya conocido como "aguinaldo" bancario "se debatió", estuvo "a disposición de todos los miembros del Gobierno" y se colgó "en la Red". Respondía así a la información de El Mundo de este viernes, que apuntaba que algunos miembros del gabinete se habrían sentido molestos y que no se debatió en el Consejo de Ministros.

De la Vega recalcó que se debatió tal y como lo establece la ley –se hizo en la subcomisión de subsecretarios, según El Mundo– . "La medida", dijo, "está razonada, ha sido debatida y se ha hecho pública desde el primer momento" a través del BOE. Por todo ello, sostuvo que el proceso se ha desarrollado con "transparencia absoluta".

La vicepresidenta dijo que si no se informó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros fue por que, si todo lo que aprueba el Gobierno se tratara con la prensa "sería unas ruedas de prensa que con toda probabilidad les cansaría mucho a ustedes".

Por la mañana, en una entrevista en la Cadena Ser, Pedro Solbes dijo que la rebaja fiscal contemplada en un decreto ley aprobado hace más de un mes es un "tema absolutamente menor" y que "conviene entender bien". Su objetivo, alega, es "corregir una anomalía". Con la reforma fiscal del Gobierno, desconocida incluso para parte de su gabinete, se rebaja del 43 por ciento al 18 por ciento la carga fiscal para rentas de capital de directivos de bancos en sus propias entidades con efecto retroactivo al 1 de enero de 2008.

Para Solbes, era una anomalía el hecho de que si se trabajaba "en un banco A y dejaba el depósito en un banco B, pagaba un 18 por ciento, y si lo dejaba en el mismo banco pagaba un 43 por ciento". "No parece que sea razonable", ha apuntado el vicepresidente, para quien todo el asunto "es relativamente menor" y se le ha dado una importancia que, en su opinión, "no le corresponde"

"Es bastante simple, creo que más bien es un error de una situación anterior", ha insistido. No ha hablado, sin embargo, de los empresarios que también invierten en sus propias empresas y no se benefician de la misma rebaja fiscal.