HISPANIDAD FUTURA.....HISTORIA DE ESPAÑA..............HISTORIA UNIVERSAL.

El Reino Unido pide a España que la Guardia Civil no entre en las inexistentes aguas del Peñón Exteriores responde que la soberanía sobre las tres millas que circundan la colonia pertenece a España en virtud del Tratado de Utrecht (1713), puesto que la cesión se limitaba al territorio y a las aguas del puerto.

DN. AGENCIAS. Madrid Domingo, 22 de noviembre de 2009

Exteriores responde que la soberanía sobre las tres millas que circundan la colonia pertenece a España en virtud del Tratado de Utrecht (1713), puesto que la cesión se limitaba al territorio y a las aguas del puerto.

El Reino Unido ha pedido a España que la Guardia Civil deje de patrullar en las aguas que considera que pertenecen a Gibraltar y ha advertido de que estas "incursiones" son una "violación de la soberanía británica" y dañan la colaboración entablada con España en el Foro de Diálogo tripartito. La Embajada del Reino Unido en España trasladó esta solicitud al Ministerio de Asuntos Exteriores el pasado 18 de septiembre después de que la policía marítima gibraltareña neutralizara dos embarcaciones de la Guardia Civil que estaban dentro del perímetro de las tres millas que rodean al Peñón.

Los dos incidentes tuvieron lugar los días 4 y 7 de septiembre cerca de Punta Europa, el punto más meridional de Gibraltar, según la nota de la oficina diplomática británica, a la que tuvo acceso Efe.

En ambos casos, los guardias gibraltareños detectaron la presencia de lanchas de la Guardia Civil a las que invitaron a alejarse al no dar una "explicación válida" que justificara su presencia en esas aguas.

Para el Reino Unido, "estas incursiones son motivo de honda preocupación, son una violación de la soberanía británica de las aguas y como tales, son inaceptables".

Además de exhortar a España a que tome las medidas necesarias para que no se vuelvan a repetir, la Embajada británica manifestó "su decepción ante estos incidentes que son contrarios al espíritu positivo de cooperación" que quedó patente durante la histórica visita del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, a la colonia el pasado 21 de julio en el marco del Foro de Diálogo.

En aquella reunión, Moratinos acordó con su colega británico, David Milliband, y con el ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, tratar de mejorar la colaboración marítima ante los problemas que también ha habido a la hora hacer frente a accidentes como el del buque "New Flame" en 2007.

La Embajada recordó a Exteriores que el Reino Unido "no reconoce en ningún caso el derecho de los buques españoles a realizar búsquedas u otras actividades ejecutivas en aguas territoriales británicas de Gibraltar".

"La posición del Gobierno británico con respecto a las aguas que rodean a Gibraltar permanece inalterada y, en consecuencia, ha comunicado al Gobierno español en innumerables ocasiones que el Reino Unido considera que España no tiene ningún derecho en relación con las aguas territoriales británicas de Gibraltar", añade el escrito de la Embajada.

Ante esta queja del Reino Unido, Exteriores respondió que la soberanía sobre las tres millas que circundan la colonia pertenece a España en virtud del Tratado de Utrecht (1713), puesto que la cesión se limitaba al territorio y a las aguas del puerto, según han informado a EFE fuentes de este departamento.

Esta tesis llevó al Gobierno español a solicitar a la Comisión Europea a principios de este año que incluyera en su listado de Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) un espacio que incluye parte de las aguas en disputa.

Esta propuesta suscitó el enfado de Gibraltar y reavivó el debate sobre la soberanía de este área, lo que quedó al margen de las conversaciones del pasado mes de julio.

A este asunto se sucede lo ocurrido el pasado viernes, 20.11.2009, cuando el nuevo embajador británico, Giles Paxman, fue convocado por Exteriores para pedirle explicaciones después de que la Guardia Civil española viera a una patrulla de la Marina británica hacer pruebas de tiro contra una boya con los colores de la bandera española en aguas cercanas al Peñón, pero fuera de las tres millas.

Paxman pidió disculpas y se comprometió a investigar este hecho, aunque aclaró que la boya tenía los colores amarillo y rojo, pero no había sobre ella ninguna bandera española.

Moratinos consideró que esta explicación dejaba el asunto "perfectamente clarificado".

-----------------------

España no acepta la reivindicación del Reino Unido sobre las aguas que rodean al Peñón puesto que el Tratado de Utrecht de 1713 sólo estipuló la cesión del territorio y del puerto

2009-11-23 EFE LD

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha afirmado hoy, 2009-11-23, que la Guardia Civil coopera con la policía marítima de Gibraltar y el Reino Unido en el litoral que rodea al Peñón sin que España haya renunciado a la soberanía de estas aguas.

Moratinos, en declaraciones a los periodistas en el Congreso, ha señalado que no existe ningún problema con las autoridades gibraltareñas y británicas a la hora de cooperar y que los problemas que ha habido se han aclarado.

El ministro se ha referido a la petición que el Reino Unido hizo a España hace dos meses de que la Guardia Civil dejara de patrullar en las aguas de Gibraltar, al considerar que estas "incursiones" eran una "violación de la soberanía británica" y dañaban la colaboración entablada en el Foro de Diálogo tripartito.

Según Moratinos, esta solicitud se hizo el pasado 18 de septiembre y el Gobierno respondió sobre cuál era la posición española. Ha reiterado que España no discute la soberanía del perímetro de tres millas de las aguas que rodean al Peñón y no acepta la reivindicación del Reino Unido sobre ellas, puesto que el Tratado de Utrecht (1713) sólo estipuló la cesión del territorio y del puerto.

"Es un tema que no tiene objeto de mayor trascendencia. Se coopera entre la Guardia Civil y las autoridades gibraltareñas y británicas e intentamos cumplir y resolver los problemas que se plantean", ha añadido.

Para el ministro, se trata de una información que tiene una "motivación política" cuando esta cuestión "ya estaba discutida, rechazada y manifestada claramente". "No hay ninguna novedad al respecto", ha concluido el titular de Exteriores.