LOS REGALOS DE OBAMA

Crónica del siglo XXI
HISTORIA UNIVERSAL

Obama aumenta en un 75% las tropas de EEUU en Afganistán en marzo de 2009

EL MUNDO. Efe | Washington. Viernes 27/03/2009

La estrategia para Afganistán que presentó este viernes, 27/03/2009, el presidente de EEUU, Barack Obama, representa un cambio radical con respecto a la de su predecesor, George W. Bush, al poner el énfasis más en la seguridad que en la democratización.

Obama presentó, en un acto en el complejo de la Casa Blanca, la esperada nueva estrategia, que llevará la semana próxima a la cumbre de la OTAN y que contempla, entre otras medidas, el envío de más tropas y funcionarios civiles.

El plan abandona la política de Bush, que a juicio de Obama desperdició los logros iniciales en Afganistán al poner el énfasis en la guerra en Irak. También adopta una actitud más realista hacia el país asiático. Donde su predecesor veía el establecimiento de una democracia moderna, Obama opta por poner el énfasis en el combate contra Al Qaeda, el suministro de los servicios gubernamentales básicos a la población y el fortalecimiento de las fuerzas afganas.

El presidente ha decidido que el deterioro de la seguridad en Afganistán obliga a apostar por una mayor implicación en ese país y Pakistán, pese a la fatiga palpable entre la población estadounidense -y los aliados internacionales- sobre su presencia en el país centroasiático. A su juicio, la situación es "cada vez más peligrosa" y, de no hacerle frente, podría permitir que la red terrorista Al Qaeda volviera a contar con plena capacidad de movimiento.

Uno de los principales factores en los que el plan hace hincapié es la cooperación internacional. Según apuntó Obama, "la seguridad de la gente en todo el mundo está en juego" en Afganistán. Por ello, sigue la lógica, todo el mundo debe hacer su parte.

La estrategia de Obama prevé recabar de la OTAN no necesariamente tropas adicionales -Washington sabe que el apetito es casi nulo entre sus socios- pero sí al menos una mayor contribución en el adiestramiento de las fuerzas afganas y una mayor presencia durante las elecciones previstas para el 20 de agosto.

Obama quiere también una mayor implicación de los países con intereses en la zona, y su estrategia prevé la creación de un Grupo de Contacto en el que estarán representados los países centroasiáticos, del Golfo y de la OTAN, así como Irán, China, India y Rusia.

Una de las incógnitas será ver la respuesta que recibe de estos países. Por el momento, Irán ha respondido favorablemente a la invitación de EEUU a participar en la Conferencia de La Haya sobre Afganistán, después de que Obama enviara un mensaje por vídeo al pueblo y las autoridades de la República Islámica. Moscú y Pekín han indicado que responderán en la medida en que la estrategia responda a sus intereses.

Pero quizás la gran incógnita será cómo actúe Pakistán. Uno de los ejes de la estrategia descansa sobre un aumento de los esfuerzos de Islamabad en la lucha contra los insurgentes, en especial en la zona de la frontera este. A cambio, Pakistán -que ha acogido el plan con satisfacción- verá triplicada la ayuda anual que recibe de EEUU, a 1.500 millones.

Hasta el momento, una de las grandes quejas de EEUU en la zona han sido las deficiencias paquistaníes a la hora de enfrentarse con los extremistas que se refugian en la frontera. Pero si EEUU pedirá al resto del mundo una mayor cooperación -comenzará en la cumbre de la OTAN y en la conferencia de La Haya-, también va a aumentar su propio despliegue en el país asiático.

Obama ha tenido buen cuidado en evitar la palabra "oleada", como Bush calificó en su día el aumento de tropas en Irak al que se atribuye la mejora de la seguridad en el país árabe. Pero ha anunciado el envío de 4.000 soldados más, que tendrán como misión el adiestramiento de las fuerzas afganas y se sumarán a los 17.000 adicionales que ya había anunciado en febrero, para elevar la presencia total de militares de EEUU a cerca de 57.000.

EEUU también aumentará su presencia civil, para forjar la estabilidad de Afganistán, permitir el suministros de servicios básicos e impulsar su economía. El plan no cuenta con calendarios. Qué criterios exactamente utilizará para medir el éxito está aún por definir, pero Obama ya ha indicado que EEUU "no mantendrá el rumbo a toda costa".

--------------------

La aviación es la gran baza

MÒNICA BERNABÉ desde Kabul. 7 de mayo de 2009.- 

Los campamentos militares de Korengal y Able Main, donde he estado durante las últimas semanas en la provincia de Kunar, en el este de Afganistán, serán casi hoteles de lujo comparado con lo que tiene que venir. Estados Unidos pretende desplegar en Afganistán 21.000 nuevos efectivos —17.000 de combate y 4.000 instructores— antes del 20 de agosto, que es cuando está prevista la celebración de elecciones presidenciales en el país. Así pasará a disponer de un total de 55.000 militares sobre el terreno.

Según explicó ayer miércoles, 6.05.2009, en Kabul un portavoz estadounidense, el coronel Greg Julian, todas esas tropas se encuadrarán dentro de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF), que cuenta con el mandato de las Naciones Unidas —la última resolución se aprobó el 22 de septiembre— y control de la OTAN, y a la que también pertenecen los efectivos españoles. Y serán destinados exclusivamente al sur de Afganistán, a las volátiles provincias de Kandahar y Helmand.

En concreto, se desplegarán en las zonas rurales, mientras que las fuerzas canadienses y británicos que ya se encuentran destacadas allí, respectivamente, se concentrarán en los núcleos urbanos. "Llevan más tiempo en la zona, conocen a las autoridades, y además nosotros dispondremos de más efectivos", explicó el coronel Julian para justificar esta distribución del tablero. Así, pues, parece que a los estadounidenses les tocará la peor parte.

Sobre el papel, la estrategia parece perfecta. Otra cosa, sin embargo, es la práctica. El ejército afgano deja bastante que desear sobre el terreno. La aviación es la gran baza de las tropas internacionales —la insurgencia no dispone de fuerza aérea— pero, hasta ahora, no ha servido para aplacar a los talibán. Y el mayor número de efectivos no es garantía asegurada de éxito. En enero 3.500 tropas norteamericanas suplementarias se desplegaron en las provincias de Logar, Wardak y la propia Kunar, cuya situación actual ha quedado reflejada en parte en este blog.

--------------------

Las unidades españolas en Afganistán

ISAF Afganistán

Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF).

El Consejo de Ministros, por Acuerdo de 27 de diciembre de 2001, autorizó la participación de unidades militares españolas en la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (International Security Assistance Force, ISAF) en apoyo del Gobierno interino afgano. Las primeras unidades españolas llegaron a Afganistán a finales de enero de 2002. El contingente, con una media de 350 efectivos, estaba formado por unidades de mando, comunicaciones y apoyo logístico, ingenieros, un equipo de desactivación de explosivos y otro de apoyo al despliegue aéreo.

El contingente mantuvo su entidad hasta enero de 2003, fecha en la que se produjo una reducción, quedando básicamente la unidad de ingenieros y otra de apoyo al despliegue aéreo, con un total de 130 efectivos. Esta composición se mantuvo constante hasta el 2 de julio de 2004, fecha en que se decidió incrementar nuestra participación hasta un máximo de 540 efectivos para atender un hospital de campaña en Kabul, complementado por elementos de transporte, cuatro helicópteros, un destacamento del Ejército del Aire en Manas (Kirguizistán) y una unidad de apoyo y protección. En el total de los 540 efectivos estaba contabilizado el personal perteneciente al Eurocuerpo que en ese momento lideraba el Cuartel General de ISAF (unos 70 efectivos).

El Consejo de Ministros, por Acuerdo de 2 de julio de 2004, autorizó, por una duración máxima de 90 días, el despliegue de un batallón de Infantería, con un máximo de 500 efectivos, para apoyar el proceso electoral en Afganistán. El batallón desplegó en Mazar-e-Sharif desde primeros de septiembre hasta finales de noviembre de 2004 con la misión principal de apoyar a los Equipos de Reconstrucción Provincial de ISAF en la zona norte del país. Su contribución a la seguridad durante el desarrollo de las elecciones presidenciales fue muy significativa y recibió el reconocimiento de la Alianza. Asimismo, la unidad de 4 helicópteros, que se encontraba en Kabul en apoyo al hospital desplegado en esa ciudad, modificó su misión y zona de despliegue, desplazándose también a Mazar-e-Sharif, para apoyar al batallón español mediante el transporte, reconocimiento y aeroevacuación médica.

Respaldo parlamentario

El 21 de febrero de 2005, en su comparecencia ante la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, el ministro de Defensa informó sobre la intención del Gobierno de cambiar el despliegue de unidades militares españolas en Kabul para liderar una Base de Apoyo Avanzada en Herat, al oeste del país, y un Equipo de Reconstrucción Provincial. Esta iniciativa obtuvo el respaldo mayoritario de los grupos parlamentarios. En mayo de 2005, se inició el despliegue del contingente español en apoyo a la expansión de ISAF al oeste de Afganistán, trasladándose parte de personal de Kabul a Herat, para constituir la Base de Apoyo Avanzada.

Posteriormente, se iniciaron los movimientos para terminar de constituir dicha base e iniciar el despliegue del Equipo de Reconstrucción Provincial de Qala i Naw, replegándose el resto de las fuerzas estacionadas en Kabul.

Apoyo Avanzada de Herat, que alcanzó la capacidad operativa plena a lo largo del mes de junio, se encuentran desplegadas las siguientes unidades españolas: un hospital ROLE 2, dos helicópteros de evacuación sanitaria, tres helicópteros de transporte, una compañía de reacción rápida, personal de gestión del aeropuerto de Herat y un elemento de apoyo nacional.

En agosto de 2005, España se hizo cargo del Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT) de Qala i Naw. La parte militar del PRT (compuesta por 120 efectivos) alcanzó su capacidad operativa plena el 19 de agosto de 2005. El 2 de septiembre de 2005 empezó el despliegue de la parte civil, en el que se combinan personal diplomático, de cooperación y de empresas españolas como TRAGSA (empresa pública colaboradora con AECI).

La composición militar del PRT es:

Además, Oficiales españoles se encuentran realizando diversas funciones en el Mando Regional Oeste (liderado por Italia) y en el Cuartel General de la operación en Kabul.

El sostenimiento de la operación se realiza a través de un destacamento del Ejército del aire desplegado en la Base Aérea de Manás (Kirguistan) que cuenta con diverso personal y un avión C-130 “Hércules”.

El 22 de junio de 2005, el ministro de Defensa presentó, ante la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, la necesidad de apoyar a las elecciones con el despliegue de un batallón de infantería, obteniendo el respaldo de una gran mayoría de los grupos parlamentarios. España desplegó este batallón de apoyo a las elecciones parlamentarias (500 hombres) en la zona de Herat. Su despliegue se inició el día 12 de julio, alcanzó la capacidad operativa intermedia el día 5 de agosto y se completó el día 13 de agosto. Se replegó a principios de octubre de 2005.

El aumento de las acciones militares en la zona provocó que el Jefe de Estado Mayor de la Defensa solicitara un aumento de efectivos con el propósito de reforzar el contingente en los siguientes aspectos:

  1. Reforzar el Equipo Provincial de Reconstrucción de Qala-i-Naw para cometidos de seguridad.
  2. Desplegar en Herat un avión de transporte para cometidos de evacuación y transporte intrateatro.
  3. Reforzar la Compañía de Reacción Rápida de Herat para incrementar su capacidad de refuerzo a los cuatro equipos provinciales de reconstrucción a los que atiende en la zona oeste.
  4. Incrementar nuestra presencia en el Cuartel General del Mando Oeste.

El Gobierno, tras la preceptiva autorización parlamentaria, mediante Acuerdo de Consejo de Ministros de 12 de mayo de 2006, decidió reforzar sus unidades autorizando el aumento de 150 efectivos adicionales al contingente de 540 autorizado hasta ese momento.

El 31 de julio de 2006 se realizó la transferencia de autoridad a ISAF de la Región Sur de Afganistán. Esta transferencia ha significado la puesta en marcha de tres Equipos de Reconstrucción Provincial en la zona y del Mando Regional Sur, que está liderado por Canadá y ha tenido como consecuencia el aumento de acciones de seguridad en esa región. El 5 de octubre de 2006 se realiza la transferencia de autoridad de la Región Este a ISAF con lo que se completa la fase de expansión y todo el territorio de Afganistán pasa a estas bajo el control de ISAF.

Proceso de afganización

Tal y como se contempla en las conclusiones de la Conferencia de Londres sobre Afganistán, el Gobierno afgano necesita el apoyo internacional para ser extender su autoridad y capacidad de autogobierno a todo el territorio de ese país. Uno de los factores determinantes para conseguir esa “afganización” es el conseguir la mejora del sector de seguridad, siendo una de las vías para conseguirlo el contribuir al desarrollo del Ejército Nacional afgano.

Dentro del Plan de Operaciones 10302 de ISAF, se contempla la creación de unidades aliadas especializadas en la instrucción del Ejército Nacional afgano. Estas unidades, denominadas “Equipos Operativos de Asesoramiento y Enlace” (Operational Mentoring and Liaison Team, OMLT), se unen a la unidad instruida, de entidad batallón, durante todo el periodo de instrucción hasta que dicha unidad adquiere una operatividad contrastada.

El 25 de septiembre de 2007, el Ministro de Defensa solicitó y obtuvo de la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados la autorización para el envío de dos Equipos Operativos de Asesoramiento y Enlace, con un contingente de 52 personas, con el cometido de instruir y formar al Grupo Logístico y a la Unidad de Servicios de Base de la Brigada número 1 del 207 Cuerpo de Ejército afgano, con base en Herat. En este grupo se incluye, además del personal instructor propiamente dicho, a otros efectivos de apoyo. El número máximo de efectivos autorizado es de 52, que se añaden al ya aprobado de 690.

Como se recuerda en el documento de conclusiones de la Conferencia de Londres sobre Afganistán, primero, la seguridad, segundo, la gobernabilidad, el imperio de la ley y los derechos humanos y, tercero, el desarrollo económico y social constituyen tres pilares de actividad críticos e interdependientes para los próximos años. Pues bien, con tales propósitos, nos encontramos implicados hasta 40 países de la comunidad internacional contribuyentes con contingentes militares a la misión ISAF de Naciones Unidas.

En cuanto a los cometidos de las unidades españolas, las actividades del contingente español van dirigidas en dos vías: por un lado facilitar las actividades de reconstrucción en la provincia de Badghis y por otro proporcionar los apoyos a la seguridad del resto de los PRT desplegados en el oeste de Afganistán (compañía QRF).


ACCIONES DE RECONSTRUCCIÓN

El otro gran referente de la presencia española en Afganistán es el desarrollo. Estamos con la Agencia de Cooperación Internacional y nuestra participación ha permitido actuaciones humanitarias de reconstrucción y desarrollo de muy diverso orden y envergadura. Hemos repartido toneladas de material de primera necesidad, hemos realizado actividades de aportación de infraestructuras de tipo sanitario, de tipo educativo, carreteras, canalización de aguas, redes de tendido eléctrico, en definitiva, todo lo que es necesario e imprescindible para soportar cualquier sociedad civil que quiera desarrollarse, que quiera estabilizarse y, por tanto, que quiera crear -como lo desean los afganos- condiciones sociales de seguridad que permitan al país coger en el futuro los destinos de su propio futuro.

En el periodo 2001-2005 y, dentro del compromiso de desembolso adquirido en la Conferencia de Tokio, España ha contribuido con 110 m€ para la reconstrucción de Afganistán. En la Conferencia de Londres, de 1 febrero de 2006, España comprometió asimismo 150 m€, para el período 2006­2010.

Dentro de este compromiso, la AECI, en el marco del Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT) de Badghis, aportará y gestionará 50 m€ (10 m€ anuales) en proyectos de reconstrucción e infraestructuras.

Esto nos sitúa en el octavo puesto absoluto de compromisos de donantes y en el cuarto europeo, detrás del Reino Unido, Alemania y la Comisión Europea.

La AECID ha mantenido un proceso de consultas con la Administración Nacional. Cada provincia ha desarrollado su propio Plan de Desarrollo Provincial (PDP), así como cada distrito ha realizado su Plan de Desarrollo de Distrito (PDD). Los PDP y PDD son la guía esencial a tener en cuenta en el momento de programar nuestra actuación, ya que consignan las prioridades de trabajo en la Provincia de Badghis.

Durante los años 2006 y 2007, la AECID ha centrado su actuación en el desarrollo de un Plan de Infraestructuras de Emergencia, llevando a cabo proyectos tales como:

España está, desde el principio, firmemente comprometida con el proceso de reconstrucción afgano. Estamos haciendo un esfuerzo nacional interdepartamental (Exteriores y Defensa), reflejado en la Base Avanzada de Herat y en nuestro PRT de Qala e Naw, con sus componentes civil y militar, para llevar directamente a los afganos - en la región Oeste, en Baghdis, la provincia más pobre del sexto país más pobre del mundo– la mejora y el progreso que la Comunidad Internacional promete, y que España encarna en dicha provincia.


BASE DE APOYO AVANZADA DE HERAT

Ha realizado proyectos por valor de 2,5 millones de Euros, a favor de las unidades que prestan en Afganistán apoyos en transporte de personal y carga, médico y aeroevacuación y seguridad.

El Hospital ROLE 2 ha prestado consulta médica a 16.018 pacientes, de los que 6.718 pertenecen a ISAF, 8.098 son civiles afganos y 1.202 civiles no afganos y personal de ONG. En este periodo se han realizado 578 hospitalizaciones con 156 intervenciones de cirugía. Asimismo, los helicópteros Superpuma del Ejército del Aire han realizado 118 misiones MEDEVAC en apoyo a las operaciones.

Se ha cambiado los 3 helicópteros Superpuma destacados en Herat por 3 Chinook, lo que ha supuesto un importante incremento cualitativo de la capacidad de transporte.

La Fuerza de Reacción Rápida (QRF) española de Herat participa habitualmente en todas las operaciones que se llevan a cabo en la Región Oeste.


PRT de QALA i NAW

Ha realizado 340 proyectos CIMIC (Quick Impact Projets) de todo tipo: abastecimiento de agua potable, energía eléctrica, saneamiento, iluminación de Qala i Naw, seguridad, cultura, educación, etc, con una valoración de 1.504.861 millones de dólares.

Ayuda humanitaria: El ORT ha prestado apoyo a la población con motivo de las inundaciones en Bala Murgab (17-nov-06) y las recientes nevadas en toda la región oeste. (Carta del Gobernador de Badghis, en la que este manifiesta que la población de Badghis ha verificado el fuerte compromiso del PRT liderado por España).

En la última semana de enero de 2008 se ha firmado un Acuerdo Técnico para el apoyo del PRT a la misión EUPOL de la Unión Europea para la formación de la policía afgana.

De Irak a Afganistán

De momento ya han llegado a Afganistán un 25% de esas nuevas tropas, se está ampliando la base de Kandahar a marchas forzadas —se pretende hacerla tan grande como la de Bagram, al norte de Kabul, donde se concentran 25.000 militares y civiles—, y también se han empezado a levantar pequeños campamentos militares. Para ello, parte del personal de construcción y logística que estaba destacado en Irak ahora ha sido desplazado a Afganistán. Sea como sea, las condiciones de vida de los soldados serán "austeras", según han reconocido los propios mandos militares. De entrada, deberán dormir en tiendas de campaña.

Diez mil de esas fuerzas de combate serán marines. Tres mil quinientas más pertenecerán a una brigada de Strykers, vehículo blindado de ocho ruedas y grandes dimensiones que EEUU ha utilizado hasta ahora en Irak, y que ahora traslada a Afganistán. Y otras tres mil quinientas, de aviación. De hecho, los efectivos norteamericanos duplicarán su número de helicópteros en el país.

Si hasta ahora tenían una brigada con 120 aeronaves, en verano dispondrán de 240, a las que hay que añadir 50 más que aportarán los marines por su parte. "Eso permitirá destinar la mitad de los helicópteros al sur y oeste de Afganistán, y la otra mitad, al este y norte", expuso el coronel Julian, que aseguró que eso no tendrá por qué poner en mayor riesgo a la población local, a pesar de que la mayoría de las bajas civiles causadas por las tropas estadounidenses hasta ahora ha sido casi siempre como consecuencia de bombardeos.

"Nosotros no utilizamos la táctica de los soviéticos, que realizaban bombardeos masivos", aclaró el coronel, justo escasos días después de que las fuerzas norteamericanas bombardearan el distrito de Bala Buluk, en la provincia de Farah, en el oeste de Afganistán, y mataran a al menos 120 civiles.

Nueva estrategia: 'conquistar' territorios

En los próximos meses también habrá un cambio de estrategia. Hasta ahora los efectivos estadounidenses llegaban a un territorio, protagonizaban operaciones militares para reducir la fuerza talibán y después se retiraban. Con el mayor número de tropas, no se marcharán, sino que se quedarán permanentemente sobre el terreno. Eso, según el portavoz norteamericano, permitirá después pasar a una segunda fase de reconstrucción, con el desarrollo de proyectos que mejoren las condiciones de vida de la población local.

También se prevé otras actuaciones: ampliar los efectivos del ejército afgano de los 82.780 actuales a 134.000, formar 55 compañías de la policía afgana de fronteras, construir 160 puntos de vigilancia entre Afganistán y Pakistán, y controlar los movimientos entre ambos países con más aviones no tripulados, satélites y cámaras. En el paso fronterizo de Khyber, en el norte de Afganistán, hay en la actualidad un centro de coordinación de la seguridad. La intención ahora es construir otro en el sur. A todo esto, hay que sumar la aportación de las tropas de los otros países que integran la ISAF: 42 en total.