LOS REGALOS DE OBAMA

Crónica del siglo XXI
HISTORIA UNIVERSAL

147 civiles mueren en Afganistán por los bombardeos de los aviones de Obama el 5 de mayo de 2009
La matanza de civiles más grande desde la caída del régimen de los talibanes en 2001

AP - 7.05.2009

http://noticias.prodigy.msn.com/Landing.aspx?cp-documentid=19615597

Un total de 147 personas habrían muerto en un disputado incidente en que estuvieron involucradas fuerzas de Estados Unidos y milicianos del Talibán, dijo el jueves, 7.05.2009, un funcionario en el oeste de Afganistán.

Abdul Basir Khan, miembro del consejo provincial de Farah, quien ayudó a investigar en dos sitios donde se registraron combates esta semana, dijo que 55 personas murieron en un sitio y 92 en otro. Señaló que muchos de los cadáveres fueron enterrados en fosas comunes.

Khan dijo que compiló las cifras en base a entrevistas con familiares de las víctimas y tras visitar fosas comunes. Los datos, dijo Khan, fueron entregados a una delegación de investigadores procedentes de Kabul.

----------------------

EL COMERCIO DE ECUADOR. 8.05.2009 Herat. AFP, AP, ANSA

El Gobierno afgano y el ejército estadounidense intentaban ayer concluir una investigación conjunta sobre el bombardeo de la aviación de Estados Unidos contra posiciones talibanes que, el lunes, 4.05.2009 y el martes, 5.05.2009, mató a decenas de civiles y provocó indignación en ambos países.

Las reacciones fueron inmediatas en Washington, donde la secretaria de Estado, Hillary Clinton, lamentó el incidente y anunció el inicio de una investigación conjunta entre ambas naciones.

Esta investigación fue llevada a cabo por representantes de los ministerios del Interior y de Defensa, del Parlamento, del Gobierno afgano y de las fuerzas internacionales, en el distrito de Bala Buluk, situado en la provincia de Farah, al oeste de Afganistán.

Ayer, Abdul Basir Khan, miembro del consejo provincial de Farah, anunció los primeros resultados de las investigaciones que se realizaron en dos sitios donde se registraron combates esta semana y que eran esperados con ansia por los representantes de las fuerzas estadounidenses.

El funcionario dijo que 55 personas murieron en un sitio y 92 en otro. Además, aclaró  que muchos de los cadáveres fueron enterrados en unas fosas comunes.

Khan dijo que compiló las cifras en base a entrevistas con familiares de las víctimas y tras visitar fosas comunes. Los datos, dijo Khan, fueron entregados a una delegación de investigadores procedentes de la ciudad de Kabul.

Según las autoridades afganas, la muerte de  civiles, incluidos mujeres y niños, fueron consecuencia de los ataques aéreos de las fuerzas militares estadounidenses que en principio iban dirigidas contra los talibanes.

El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, de visita en Afganistán, cuestionó esta versión, diciendo haber recibido informaciones con respecto a “talibanes que lanzaron granadas en las casas de varios civiles”.

En una rueda de prensa en Kabul, Gates respondió a la pregunta de un periodista: “He oído hablar de la información a la que se refiere usted, concerniente a talibanes que lanzan granadas en las casas para causar víctimas civiles y atribuir la culpa a EE.UU.”.

Por otra parte, en la ciudad de Farah, la capital provincial, cientos de manifestantes se reunieron para protestar por la muerte de los civiles durante la última incursión militar contra los talibanes.

Los manifestantes se reunieron en la zona donde está emplazada la sede del Gobierno, cuando representantes del Ministerio del Interior, de la provincia y de las fuerzas internacionales visitaron el lugar del bombardeo.

Las protestas se tornaron violentas y se registraron enfrentamientos con la Policía. Cuatro manifestantes ingresaron en el hospital local, uno de ellos herido de bala, según una fuente médica local.

“Policías trataron de dispersarlos, pero les lanzaron piedras. Ellos, en respuesta, dispararon al aire”, indicó el gobernador adjunto de Farah, Mohamad Yunus Rasuli, quien describió la manifestación como “violenta”.

La gente estaba muy furiosa y gritaba “¡Muerte a Estados Unidos, muerte a los invasores!”, dijo Abdulá, uno de los jóvenes manifestantes.

“Pedimos al Gobierno afgano que obligue a los estadounidenses a abandonar  Afganistán. No están en este país para combatir a los talibanes. Matan más civiles que talibanes”, dijo por su parte Haji Nangyalai, de 42 años.

El coronel Greg Julian, portavoz del ejército estadounidense, indicó que estaban verificando “otra información, según la cual los civiles podrían haber sido asesinados por los talibanes,  para luego ser presentados como víctimas del bombardeo aliado”.

Al mismo tiempo, continuaba la ofensiva militar contra los rebeldes talibanes en Pakistán por duodécimo día consecutivo en el valle de Swat, en el noroeste del país, cerca de Afganistán.

Se trata de los combates armados más intensos desde la firma, a mediados de febrero, de un controvertido acuerdo de alto al fuego, que ya no es respetado.

Gates dijo que el ataque talibán a pocos kilómetros de la capital paquistaní sirve como alerta al país, al tiempo que declaró que existen pocas posibilidades de que los insurgentes accedan a las armas nucleares de Pakistán.

----------------------------

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, ha ordenado hoy que se investigue

EL PERIÓDICO. EFE KABUL Miércoles, 06-05-09

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, ha ordenado hoy que se investigue un bombardeo de la aviación estadounidense en la provincia occidental de Farah que, según el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), ha causado la muerte de "docenas" de civiles. Karzai, que se encuentra hoy en visita oficial en EEUU, ha pedido a las autoridades provinciales y a la Policía que investiguen lo ocurrido. Un equipo de responsables militares afganos y estadounidenses partió hoy para Farah, según un comunicado del presidente, que califica las muertes de civiles de "inaceptables" y añade que abordará el asunto en sus conversaciones con el presidente de EEUU, Barack Obama. Según dijo a Efe en Kabul la diputada por Farah Beliqees Roshan, el bombardeo de la coalición antiterrorista que encabeza EEUU causó ayer al menos 100 muertos entre la población. Un equipo del CICR enviado ayer a la zona desde la vecina Herat dijo haber visto los cadáveres de "docenas" de civiles, entre ellos mujeres y niños, explicó a Efe la portavoz de la organización en Kabul, Jessica Barry. Barry dijo que no podía dar una cifra exacta de víctimas, pero añadió que al menos un trabajador de la Media Luna Roja afgana resultó muerto junto a los 13 miembros de su familia, cuya vivienda fue bombardeada. El gobernador provincial, Rohul Amin, dijo ayer a Efe que había habido un "gran número" de muertos, pero hoy su oficina dejó claro que no darán más información hasta que la investigación haya concluido. Los insurgentes talibanes habían sitiado días antes el distrito de Bala Bulok, en Farah, donde atacaron varias poblaciones y mataron a tres civiles tras acusarlos de espiar para el Gobierno afgano y las fuerzas internacionales destacadas en el país. Según la versión de Amin, los talibanes mataron también a tres policías e hirieron a cuatro antes de la intervención ayer del Ejército afgano con apoyo de la aviación de la OTAN. La fuerza conjunta atacó a los insurgentes, ocultos en viviendas, algunas de las cuales quedaron completamente destruidas por los bombardeos, dijo. El mando militar de EEUU asumió anoche su participación en el ataque y anunció la apertura de una investigación para esclarecer lo sucedido. "Ofrecemos nuestras condolencias a aquellos afectados por las operaciones de hoy e investigaremos inmediatamente las denuncias para determinar qué ha sucedido", dijo el portavoz de la coalición, el coronel Greg Julian. EEUU encabeza una coalición militar que lleva a cabo la misión antiterrorista "Libertad Duradera" en Afganistán y opera al margen de la Fuerza de Asistencia de Seguridad (ISAF) de la OTAN. Un total de 2.118 civiles murieron en 2008 a causa del conflicto afgano, según cifras de la misión de la ONU en el país. Las fuerzas afganas y las tropas internacionales fueron responsables de la muerte de 828 personas, un 64 por ciento de las cuales fallecieron en ataques aéreos.

-----------------------

Hillary Clinton lamenta la muerte de 147 civiles en Afganistán por los bombardeos de los aviones de Obama el 5 de mayo de 2009

ABC. AGENCIAS | WASHINGTON Miércoles, 06-05-09

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, ha dicho hoy que Washington lamenta profundamente la muerte de decenas de civiles en un ataque aéreo estadounidense en Afganistán, hecho denunciado por el Comité Internacional de Cruz Roja (CICR), y prometió que intentarán evitar que se repita en el futuro. Las víctimas civiles se produjeron ayer durante un ataque aéreo estadounidense en la provincia de Fará, en el oeste de Afganistán. Según el Ejército estadounidense, que se declaró "muy preocupado" por la muerte de civiles, las tropas de la coalición respondieron a una llamada de ayuda de las tropas afganas para repeler un ataque de la insurgencia. "Lamentamos muy profundamente esa pérdida", dijo Clinton en la apertura de las conversaciones a tres bandas con el presidente afgano, Hamid Karzai, y el paquistaní, Asif Alí Zardari, según Reuters. Las muertes de civiles serán uno de los temas principales en las conversaciones que se mantendrán hoy en la Casa Blanca, ya que tanto Karzai como Zardari se han quejado a Washington por este tema. El Gobierno estadounidense consideró que "cualquier pérdida de vidas inocentes es trágica" y ofreció asistencia humanitaria a las comunidades afectadas.

------------------

EEUU admite la matanza de civiles en Afganistán

EL PERIÓDICO 10/5/2009
KABUL

El Ejército de Estados Unidos admitió ayer haber matado a un número indeterminado de civiles en los ataques aéreos y los combates que se libraron el 4 y el 5 de mayo de 2009 en el distrito de Bala Buluk, en la provincia de Farah, al oeste de Afganistán. Los militares dijeron no saber la cifra exacta porque los vecinos enterraron a las víctimas muy rápido.
El presidente afgano, Hamid Karzai, cifró el viernes, 8.05.2009, en 130 el número de víctimas civiles, entre ellos mujeres y niños, mientras que los lugareños elevaron el número a 147. De confirmarse una de estas dos cifras, sería la matanza de civiles más grande registrada en el país desde la caída del régimen de los talibanes en 2001.
En el comunicado hecho público ayer, el Ejército de EEUU acusa a los insurgentes de utilizar a los civiles como escudos humanos, al encerrarles en las casas para desde allí disparar contra los soldados afganos y estadounidenses. Estos ataques aéreos que causan víctimas civiles no hacen más que aumentar el rechazo de la población a la presencia de tropas extranjeras en el país.
El propio Karzai ha denunciado en numerosas ocasiones estos bombardeos. La última vez fue el pasado viernes en una entrevista concedida a la CNN. "Los ataques aéreos no son aceptables", dijo el mandatario. "El terrorismo no está ni en los pueblos ni en las casas de los afganos. No puedes derrotar el terrorismo con ataques aéreos", añadió.

----------------------

La gran ofensiva ganó intensidad después de la cumbre que mantuvieron en la Casa Blanca el presidente de EEUU, Barack Obama, y sus homologos paquistaní, y afgano,

EL PERIÓDICO 10/5/2009
ISLAMABAD

El Ejército paquistaní no da tregua a la milicia islamista talibán. Los combates registrados ayer en el valle de Swat, en el noroeste del país, se saldaron con la muerte de más de medio centenar de insurgentes. El primer ministro de Pakistán, Yusuf Rafá Guilani, advirtió de que la operación militar en este distrito --una antigua zona turística situada a tan solo 130 kilómetros de Islamabad-- no se detendrá "hasta la erradicación de los extremistas"
Según las autoridades, la operación militar, en la que participan más de 15.000 hombres apoyados por fuego aéreo, ha logrado que los insurgentes huyan del lugar. En un comunicado hecho público ayer, el Ejército asegura haber dado muerte al menos a 55 talibanes en ataques llevados a cabo en diferentes partes del valle. Quince de los insurgentes fallecieron en una operación con helicópteros que destruyó varios escondites de los islamistas en Mingora, principal población del valle. En otro bombardeo, los misiles cayeron sobre el principal cuartel general de los insurgentes, situado en la localidad de Matta. El número de talibanes muertos desde el pasado viernes asciende a más de 200.

MUERTE DE CIVILES
Algunos testigos de la ofensiva aérea aseguraron que durante los bombardeos han muerto también civiles. Los militares, por su lado, han denunciado que los talibanes utilizan a los civiles como "rehenes inocentes", al usar sus casas como "búnkeres para atacar a las fuerzas de seguridad". En todo caso, la vasta operación militar ha forzado a abandonar sus hogares a más de medio millón de personas, según datos de las Naciones Unidas. Muchos no han podido huir todavía debido al toque de queda impuesto por las autoridades en las poblaciones que hay en el valle de Swat.
La gran ofensiva arrancó hace dos semanas, pero ganó intensidad después de la cumbre que mantuvieron esta semana en la Casa Blanca el presidente de EEUU, Barack Obama, y sus homologos paquistaní, Asif Ali Zardari, y afgano, Hamid Karzai. Además, el jueves se rompió la tregua que habían suscrito el pasado mes de febrero los jefes islamistas y las autoridades provinciales de Swat y que había mantenido la zona relativamente tranquila el último mes.
El despliegue miltar en el valle de Swat, donde se han atrincherado más de 4.000 talibanes paquistanís fuertemente armados, supone una prueba de fuego para el Gobierno de Islamabad, que hasta ahora se ha visto incapaz de frenar el crecimiento de los islamistas, cada vez más fuertes militarmente. El avance talibán preocupa a EEUU que tiene a Pakistán, país dotado con la bomba atómica, como uno de sus principales aliados en la región.

ALIADOS EN LA FRONTERA
Los islamistas no solo suponen una amenaza para la frágil estabilidad de este país musulmán, sino también para el vecino Afganistán. La frontera que comparten ambos países es refugio de talibanes afganos y paquistanís y también de sus aliados de Al Qaeda. El objetivo de las autoridades paquistanís es "eliminar" primero a los islamistas del valle de Swat para después concentrarse en la zona fronteriza, las regiones norte y sur de Waziristán. Desde estas áreas montañosas, los talibanes orquestan la guerra en Afganistán. Ayer, 18 insurgentes murieron en combates en esta zona, según el Ejército paquistaní.
Otros cinco o 20, según las fuentes, fallecieron por un misil disparado desde un avión no tripulado estadounidense en la provincia de Wazaristán del Sur, principal santuario tanto de los talibanes como de Al Qaeda.

--------------------

Naciones Unidas manifestó su preocupación por el "desplazamiento masivo" DE UN MILLÓN DE PERSONAS

EL MUNDO 10.05.2009

Miles de civiles huyeron del valle del Swat, donde el Ejército paquistaní libra duros combates con los insurgentes talibanes, después de que las autoridades suspendieran de forma temporal el toque de queda en la zona.

La suspensión fue ordenada por un plazo de 12 horas hasta la tarde para permitir a los civiles abandonar la convulsa región del noroeste del país, en la frontera con Afganistán.

Miles de personas salieron aterrorizadas a las calles. Muchas de ellas comenzaron a abandonar las ciudades a pie debido a la falta de transporte por el éxodo masivo.

La zona es escenario desde hace una semana de una gran ofensiva del Ejército contra los talibanes que, según fuentes militares, se cobró ya la vida de más de 200 rebeldes. El Ejército había lanzado previamente una operación en los vecinos distritos de Buner y Dir.

Naciones Unidas manifestó su preocupación por el "desplazamiento masivo". El organismo calcula que 200.000 personas abandonaron ya las zonas de conflicto y que otras 300.000 se disponen a hacerlo. Estas se unirán a otras 555.000 personas que ya huyeron de la región y que se alojan en casas alquiladas o con parientes.

Entre tanto, un ataque rebelde contra una base de tropas paramilitares fronterizas en la región semiautónoma de Mohmand acabó con 26 talibanes muertos, según un portavoz del Ejército. Los insurgentes habían atacado durante la noche el puesto de los paramilitares, entre los que hubo diez heridos.