.El Papa Francisco y el beato Pablo VI y sus dos consejeros. ...Reflexiones en la beatificación de Pablo VI...Artículos ....Textos .......CRISTIANDAD FUTURA.....INDEX..
...........
El papel de los peores obispos alemanes y del pseudocientífico agnóstico en la época de Francisco......Sobrenaturalizarlo todo, incluso el Romano Pontífice. ...El Cardenal Burke.....El instrumento de trabajo del sínodo de 2015

Advertencias de cardenales y obispos fieles

Cardenal Robert Sarah: "hoy la autoridad se calla a menudo por miedo sobre todo a ser llamada intolerante.
Creo que dejar a un sacerdote o a un obispo decir cosas que quiebran o arruinan el depósito de la fe, sin interpelarle, es una falta grave" (
LEER MÁS).

"¿No ha pensado Usted que, porque Usted es el Papa, ya no es el Padre Jorge?" (Valentina Alazraki de Televisa, en entrevista a Francisco emitida el 13.3.2015).

El Cardenal Burke dice en abril de 2015 que no está haciendo resistencia contra el papa Francisco «porque él no ha hecho nada contra la doctrina»

El cardenal Burke, 14.10.2014:

"Obispos y sacerdotes me dicen que ahora muchos divorciados recasados piden ser admitidos a la comunión puesto que lo quiere el Papa Francisco. En realidad, levanto acta de que, por el contrario, hasta ahora no se ha expresado sobre la cuestión... como ha dicho otro cardenal, el Papa no se ha pronunciado todavía. Yo estoy esperando un pronunciamiento suyo, que solo podrá estar en continuidad con la enseñanza que la Iglesia ha dado durante toda su historia. Una enseñanza que nunca ha cambiado porque no puede cambiar
(Cardenal Raymond Burke, entonces Prefecto de la Signatura Apostólica, en una entrevista publicada el
14 de octubre de 2014 en “Il Foglio”).

Monseñor Livieres, exobispo de Ciudad del Este (Paraguay), 10 de noviembre de 2014:

"Al Papa Francisco le toca hoy esa misma hora heroica que afrontó Pablo VI cuando a contracorriente publicó su Humanæ Vitæ. Él es el custodio y el guardián supremo de la doctrina y la práctica de la fe. Como a todos los Papas, le toca ser el administrador fiel que debe confirmar en la fe a sus hermanos. Unámonos a él y recemos encarecidamente por él, para acompañarlo con nuestro amor filial en esta dura prueba ante tantas presiones y confusión.
Estemos tranquilos. Un Papa no podría enseñar formalmente el error. Lo que sí puede ocurrir, y ha ocurrido algunas veces a lo largo de la historia de la Iglesia, es que por medio de silencios y omisiones, de nombramientos y promociones, de actos y de gestos, la autoridad contribuya a que se expanda la confusión y se desanimen los creyentes que están «peleándola» en las trincheras misionales de las periferias humanas.
Le ocurrió al mismo san Pedro, el primer Papa. Después de afirmar en el Concilio de Jerusalén la verdadera doctrina, sembró sin embargo la confusión en Galacia por respetos humanos. Pero el Señor no lo abandonó: tuvo la gracia de contar con el apoyo y la corrección fraterna que le hizo san Pablo". (
LEER MÁS).

Quien exige un cambio del dogma es un hereje, incluso si lleva la púrpura romana

"Es evidente que la práctica pastoral de la Iglesia no puede permanecer en oposición a la doctrina vinculante ni simplemente ignorarla. Con una comparación: Un arquitecto quizás pueda construir un puente más hermoso que los anteriores, pero si no presta atención a las normas de la ingeniería estructural, corre el riesgo de que su construcción se derrumbe. De igual modo, cada práctica pastoral tiene que seguir la Palabra de Dios si no quiere fracasar. Es impensable un cambio de la doctrina, del dogma. Quien, pese a todo, lo hace, conscientemente, o lo exige insistentemente, es un hereje, incluso si lleva la púrpura romana" (Cardenal Brandmüller, LSN/InfoCatólica, 16.04.2015).

----------------------------

El cardenal Müller recuerda que sus palabras sobre la familia son Magisterio y no lo son las opiniones particulares de los cardenales

 

Cardenal Robert Sarah: "hoy, la autoridad se calla a menudo por miedo sobre todo a ser llamada intolerante.
Creo que dejar a un sacerdote o a un obispo decir cosas que quiebran o arruinan el depósito de la fe, sin interpelarle, es una falta grave"

“Creo que dejar a un sacerdote o a un obispo decir cosas que quiebran o arruinan el depósito de la fe, sin interpelarle, es una falta grave. Como mínimo, hay que interpelarle y pedirle que explique las razones de sus afirmaciones, sin dudar en exigirle que las reformule de manera conforme a la doctrina y a la enseñanza secular de la Iglesia. No se puede dejar a las gentes decir o escribir cualquier cosa sobre la doctrina, la moral, lo que actualmente desorienta a los cristianos y crea una gran confusión sobre lo que Cristo y la Iglesia siempre han enseñado. La Iglesia no debe jamás abandonar su título de Mater et Magistra: su papel de madre y educadora de los pueblos. Como sacerdotes, obispos o simples laicos, obramos mal al no decir que una cosa es falsa. La Iglesia no debe dudar en denunciar el pecado, el mal y toda mala conducta o las perversiones humanas. La Iglesia asume en nombre de Dios una autoridad paterna y materna. Y esta autoridad es un servicio humilde para bien de la humanidad. Padecemos hoy un déficit de paternidad. Si un padre de familia no dice nada a sus hijos sobre su conducta, no obra como un verdadero padre. Traiciona su razón de ser y su misión paterna. El primer deber del obispo consiste pues en interpelar a un sacerdote cuando sus afirmaciones no son conformes a la doctrina. Se trata de una pesada responsabilidad. Cuando Juan el Bautista declaró a Herodes: «No tienes derecho a tomar la mujer de tu hermano» perdió la vida. Desgraciadamente hoy, la autoridad se calla a menudo por miedo sobre todo a ser llamada intolerante o a ser decapitada. Como si mostrar la verdad a alguien hiciese ser intolerante o integrista cuando se trata de un acto de amor".
(Cardenal Robert Sarah, prefecto para la Congregación del Culto Divino en L’Homme Nouveau, 9.04.2015,
http://www.hommenouveau.fr/1209/religion/dieu-ou-rien---grand-entretien-avec-le-cardinal-robert-sarah.htm).

(LEER MÁS)

----------------------------

"Al Papa Francisco le toca hoy esa misma hora heroica que afrontó Pablo VI cuando a contracorriente publicó su Humanæ Vitæ. Él es el custodio y el guardián supremo de la doctrina y la práctica de la fe. Como a todos los Papas, le toca ser el administrador fiel que debe confirmar en la fe a sus hermanos. Unámonos a él y recemos encarecidamente por él, para acompañarlo con nuestro amor filial en esta dura prueba ante tantas presiones y confusión.
Estemos tranquilos. Un Papa no podría enseñar formalmente el error. Lo que sí puede ocurrir, y ha ocurrido algunas veces a lo largo de la historia de la Iglesia, es que por medio de silencios y omisiones, de nombramientos y promociones, de actos y de gestos, la autoridad contribuya a que se expanda la confusión y se desanimen los creyentes que están «peleándola» en las trincheras misionales de las periferias humanas.
Le ocurrió al mismo san Pedro, el primer Papa. Después de afirmar en el Concilio de Jerusalén la verdadera doctrina, sembró sin embargo la confusión en Galacia por respetos humanos. Pero el Señor no lo abandonó: tuvo la gracia de contar con el apoyo y la corrección fraterna que le hizo san Pablo". (
LEER MÁS).

----------------------------------

El Cardenal Cordes protesta en marzo de 2015 contra las afirmaciones del cadenal Marx

Ratzinger corrige en 2014 un texto suyo de 1972 para reafirmar la imposibilidad de dar la comunión a los divorciados vueltos a casar y desautoriza así a Kasper

Monseñor Athanasius Schneider dice que durante el Sínodo hubo momentos de evidente manipulación

Testimonio a favor de la fuerza de la gracia

Sobre la indisolubilidad del matrimonio y el debate acerca de los divorciados vueltos a casar y los sacramentos

Gerhard L. Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe

El cardenal Caffarra rectifica los planteamientos del cardenal Kasper

Rist demuestra que la postura del cardenal Kasper se apoya en una mala interpretación de un número muy reducido de textos y en la omisión de muchos otros que le contradicen

(InfoCatólica 10-XII-2014)

El cardenal De Paolis ha intervenido esta semana en la polémica preguntándose si un Sínodo tiene la competencia para discutir el Magisterio de los dos Papas anteriores.

El Cardenal Velasio de Paolis, en su artículo sobre La propuesta 52 del Sínodo Extraordinario sobre la Familia  (InfoCatólica 10-XII-2014), hace notar que «la redacción del texto de la propuesta genera equívocos. Se habla de “disciplina actual” y de una posible modificación de la misma…  En realidad, la normativa vigente no es simplemente una “disciplina actual”, como si se tratase de una norma meramente eclesiástica [modificable], y no de normas divinas, sancionadas por el Magisterio, con motivaciones doctrinales y magisteriales que afectan a los fundamentos mismos de la vida cristiana, de la moral conyugal, del sentido y respeto de la Eucaristía, y de la validez del sacramento de la Penitencia […]

«La propuesta, en la medida en que prevé la posibilidad de admitir a la comunión eucarística a los divorciados vueltos a casar, constituye, de hecho, un cambio doctrinal. Y esto contrariamente a lo que se viene afirmando de que no se quiere modificar la doctrina. La doctrina, por su propia naturaleza, no es modificable si es objeto del Magisterio auténtico de la Iglesia… Nos podemos preguntar también si es competencia de un Sínodo de Obispos tratar una cuestión como ésta: el valor de la doctrina y de la disciplina vigente de la Iglesia, que se han formado a lo largo de los siglos y están sancionadas con intervenciones del Magisterio supremo de la Iglesia».

«Por consiguiente, frente a las nuevas propuestas pastorales arriba mencionadas, esta Congregación siente la obligación de volver a recordar la doctrina y la disciplina de la Iglesia al respecto. Fiel a la palabra de Jesucristo, la Iglesia afirma que no puede reconocer como válida esta nueva unión, si era válido el anterior matrimonio. Si los divorciados se han vuelto a casar civilmente, se encuentran en una situación que contradice objetivamente a la ley de Dios y por consiguiente no pueden acceder a la Comunión eucarística mientras persista esa situación» (Carta de la Congregación de la Fe sobre la comunión eucarística de los divorciados que se han vuelto a casar (1994), firmada por el Cardenal Ratzinger; aprobada por el Papa san Juan Pablo II, y publicada por orden de dicho papa).

El cardenal Müller ha salido al paso de la pretensión de separar la pastoral del dogma y de la moral calificando esa idea de herejía.

----------------------------

----------------------------

El Cardenal Burke

El cardenal Burke explica la frase de Francisco en la que afirmaba que quién era él para juzgar a un gay

"Dijo que no puede juzgar a la persona frente a Dios, sea cual sea su culpabilidad. Pero deben juzgarse los actos; no creo que el Papa piense de forma diversa. Son pecaminosos y contranaturales. El Papa nunca dijo que podemos encontrar elementos positivos en ellos. Es imposible encontrar elementos positivos en un acto malo".
"Me niego a hablar de personas homosexuales, porque nadie se identifica por esta tendenci
a. Es una persona que tiene esta tendencia, que es un sufrimiento".
(Entrevista al cardenal estadounidense Raymond Leo Burke sobre el reciente Sínodo de la Familia, por Darío Menor, en Vida Nueva, 30.10.2014, número 2.915).

***

El Cardenal Burke centra la misericordia en el Sagrado Corazón de Jesús

"È presso la fonte inesauribile e incessante della verità e della carità, cioè dal glorioso trapassato Cuore di Gesù, che il sacerdote trova la sapienza e la forza di guidare il gregge secondo la verità e in carità. Il Curato di Ars definiva il sacerdote come l’amore dal Sacro Cuore di Gesù. Il sacerdote unito al Sacro Cuore non soccomberà alla tentazione di dire al gregge parole diverse da quelle di Cristo indefettibilmente trasmesseci nella chiesa, non cadrà nella tentazione di sostituire alle parole della sana dottrina un linguaggio confuso e facilmente erroneo ”.
(El cardenal Raymond Burke, Prefecto de la Signatura Apostólica, en una entrevista publicada el 14 de octubre de 2014 en “Il Foglio”).

El cardenal Burke dice del texto de Kasper que de ningún modo fue bien recibido por todos los cardenales y que confía en «que el error de este texto vaya quedando cada vez más claro»

El Cardenal Burke dice que hay afirmaciones en la Evangelii gaudium que expresan el pensamiento del Papa pero no enseñan una doctrina oficial y que en el Sínodo todo estaba controlado y manipulado

El cardenal Burke dice que con la publicación de la relatio intermedia del sínodo se causó escándalo en la Iglesia y que a él le causó un estado de shock

----------------------------