Historia Universal

Descubren en 2011 seis pequeños planetas que orbitan alrededor de una estrella similar al Sol

La NASA anunció este miércoles, 2011-02-02, el descubrimiento, gracias a los datos del observatorio espacial Kepler.

DN, miércoles, 2011-02-02, EFE

La NASA anunció este miércoles, 2011-02-02, el descubrimiento, gracias a los datos del observatorio espacial Kepler, lanzado en marzo de 2009, que debe recoger datos y pruebas de planetas que orbitan alrededor de estrellas con condiciones de temperatura medias donde pueda existir agua líquida y, por tanto, vida.

Gracias a los datos del observatorio Kepler de la NASA, astrónomos de la Universidad de California de Santa Cruz (UCSC) han analizado la dinámica orbital de este sistema planetario y los resultados aparecerán en el número de febrero de la revista Nature.

Los seis pequeños planetas orbitan alrededor de una estrella similar al Sol, y su masa oscila entre 2,3 y 13,5 veces la de la Tierra. Los planetas orbitan dentro de un sistema bautizado Kepler-11 y que ha llamado la atención a los científicos porque está compuesto por un elevado número de planetas de pequeñas dimensiones y muy juntos.

Para determinar el tamaño y la masa de los planetas, el equipo ha analizado las mediciones realizadas por el observatorio Kepler de la NASA, que ha captado la luminosidad cambiante de la estrella entorno a la que giran, cuando los planetas pasan frente a ella.

El fotómetro sensible del telescopio capta este momento en el que se interrumpe el brillo de la estrella, lo que da pistas a los científicos sobre el tamaño y masa del planeta midiendo su radio.

"Esto no sólo es un sistema planetario sorprendente, sino que también valida un nuevo y poderoso método para medir las masas de los planetas", señaló Daniel Fabrycky de la UCSC, quien dirigió el análisis de la dinámica orbital junto con el científico de la NASA Jack Lissauer.

Los cinco planetas interiores descubiertos tienen una masa que oscila entre 2,3 y 13,5 veces la de la Tierra y sus periodos orbitales son inferiores a los 50 días, por lo que órbita dentro de una región que, a modo de referencia, podría caber en la órbita de Mercurio en nuestro sistema solar.

El sexto planeta es más grande y está más lejos por lo que los científicos han podido determinar que tiene un período orbital de 118 días, aunque no han podido calcular su masa. "De los seis planetas, el de mayor masa puede ser equivalente a Neptuno y Urano", explica Jonathan Fortney, profesor adjunto de astronomía y astrofísica en la UCSC, que dirigió el trabajo sobre estructura y composición de los planetas, junto con los estudiantes Eric López y Neil Miller.

Pero en el caso de los planetas de masa menor, no hay ninguna comparación cercana ya que "son diferentes a cualquiera de los que tenemos en nuestro sistema solar", señaló. Anteriormente, las detecciones de planetas en tránsito se seguían desde la Tierra con potentes telescopios. Sin embargo, en el caso del sistema Kepler-11, los planetas son demasiado pequeños y la estrella que se estudia, que está a una distancia de 2.000 años luz, es demasiado débil para ser analizada desde la Tierra.

Más de 100 planetas en tránsito han sido observados por el Kepler y otros telescopios, pero la gran mayoría de ellos son gigantes gaseosos como Júpiter, y casi todos ellos se encuentran en sistemas de un solo planeta.

La densidad de los planetas, derivado del cálculo de la masa y el radio, da pistas de sus composiciones y de cómo pudieron formarse. Los seis planetas tienen una densidad menor a la de la Tierra pero, según explica Fortney, "parece que el interior de dos de ellos podría ser mayoritariamente de agua, posiblemente con una fina piel de gas de hidrógeno y helio en la parte superior, como si fueran mini-Neptunos".

"Los que están más lejos tienen una densidad menor que la del agua, lo que parece indicar que tienen una atmósfera significativa de helio e hidrógeno", algo que el equipo consideró "sorprendente", porque un planeta pequeño caliente tendría dificultades para aferrar una atmósfera ligera.

Una de las razones por las que este sistema de seis planetas es tan novedoso es que permite a los científicos hacer comparaciones entre ellos. "Eso es realmente de gran alcance, ya que podemos averiguar qué ha pasado con este sistema en su conjunto", dijo Fortney.

Desde que los científicos localizaron el primer planeta extra-solar en 1992 se ha confirmado la existencia de unos 500. Esta cifra puede subir a 1.000 si se incluyen los 'posibles' planetas ubicados a una distancia apropiada de su estrella para ser habitable.