Historia de España

Un testimonio personal del 23F

LD. 2 de Febrero de 2011. Por Manuel Pastor, Director del Departamento de Ciencia Política de la UCM y ex director del Real Colegio Complutense en la Universidad de Harvard.

La lectura del último y excelente libro de Jesús Palacios, 23-F. El Rey y su secreto, me ha hecho retroceder en el túnel del tiempo y recordar algunos hechos significativos de los que fui testigo. Les hablo de recuerdos que he compartido con algunos amigos pero que hasta ahora jamás había publicado.

Durante el verano de 1980 trabé cierta relación con el embajador norteamericano, Terence Todman, y su esposa (Doris), que visitaron Santander invitados por la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo, en la que yo trabajaba con el equipo del rector Morodo. Les acompañé en algunas visitas turísticas y gastronómicas por la región, y quedamos en continuar viéndonos en Madrid. Las circunstancias no lo permitieron, pero el embajador encargó a un alto consejero de la legación, Allen Smith, que prosiguiera los contactos. Durante algunos meses de 1980-81 mantuvimos varios encuentros, y puedo decir que llegamos a tener una fluida relación de amistad. Resultaba obvio que estaba interesado en mis informaciones sobre el PSOE, especialmente las relacionadas con la contradictoria actitud del partido respecto a la OTAN: yo había sido su secretario de relaciones internacionales, y participado en el comité de unidad socialista –como representante del PSP de Tierno Galván y Raúl Morodo–; entonces trabajaba part time, aunque cada vez con menos entusiasmo, en la Comisión Internacional, que componíamos realmente muy pocas personas, entre las que se contaban Luis Yáñez, Curro López Real, Elena Flores y Tino Arenal.

Allen nunca me lo dijo, pero siempre sospeché que era un oficial de la CIA, a lo cual yo no le daba demasiada importancia; de hecho, en la misma época mantuve una relación parecida, aunque menos amigable, con otro agente de inteligencia: Anatoli Krasikov, de la KGB. A mí también me interesaban los intercambios de información con personas cualificadas. Da la curiosa casualidad de que ambos, Allen y Anatoli, serían declarados personas non gratas por el gobierno y expulsados del país poco después del 23-F. Fue entonces cuando supe, por informaciones aparecidas en Cambio16, que Allen Smith era el jefe de la estación de la CIA en España.

Veinticuatro horas antes de los sucesos del 23-F me encontré, a petición suya, con Smith en la cafetería-restaurante Mazarino, en la calle de Eduardo Dato. Recuerdo perfectamente la conversación que mantuvimos; en esencia, el funcionario norteamericano me vino a decir que la embajada de su país tenía información de que se estaba tramando "algo" con la anuencia del Rey y del partido socialista, y que el muñidor o trujimán de la operación (no especificó si política o militar) era Manuel Prado y Colón de Carvajal, amigo personal del monarca, que eventualmente podría ocupar la cartera de Defensa en un gobierno de concentración.

Aunque la información oficiosa procedía de los servicios de información de la embajada, Smith, como buen oficial de la CIA, quería contrastar dicha información con otras, procedentes, por ejemplo, del PSOE. Lo único que le pude decir es que no tenía ni idea de lo que me estaba contando, y le aseguré que estaba personalmente convencido de que Tierno Galván, entonces presidente de honor de los socialistas, tampoco (Morodo no se había integrado en el PSOE: estaba más bien próximo al presidente Suárez, principal víctima de la supuesta operación).

Esa fue mi última entrevista con Smith (aunque creo recordar que me telefoneó antes de abandonar España).

Tras los sucesos del 23-F, la mayoría de relatos y libros ha ignorado el papel de Prado y Colón de Carvajal. La primera excepción sería el libro de Vilallonga de conversaciones con el Rey, en el que éste reconoce que en la noche de autos el personaje en cuestión se encontraba en La Zarzuela. Ricardo de la Cierva lo comentó también en su obra sobre el infausto episodio. Ahora veo que Jesús Palacios lo sitúa más propiamente en el contexto, e insinúa que pudiera ser el enlace en la residencia real con el general Armada, al que todos esperaban, y que finalmente no hizo acto de presencia porque Sabino Fernández Campo lo impidió.

Al parecer, y según ha contado Abel Hernández –citando como fuente a Fernández Campo–, la denominada Operación De Gaulle tuvo sus orígenes en un dictamen redactado don Carlos Ollero, catedrático de Derecho Constitucional (y uno de mis maestros en la Universidad Complutense), aunque dudo mucho de que éste supiera el uso que se haría del mismo. Palacios no cita a Ollero ni a Smith, a quien se expulsó del país por "controlar" las conversaciones telefónicas del Rey; no es baladí el hecho de que puede que haya sido el primer y único agente de la CIA expulsado de nuestro territorio.

Supongo que lo más sorprendente de la lista del gobierno de concentración encabezado por Armada que reproduce Palacios son los nombres de los políticos de izquierda: los socialistas Felipe González, Javier Solana, Enrique Múgica y Gregorio Peces Barba, así como los comunistas Ramón Tamames y Jordi Solé Tura. Pero también sorprenden los de los traidores a Suárez: los ucedistas Cabanillas, Álvarez y Rodríguez Sahagún. El resto no es sino una colección de oportunistas de distintos colores bajo la etiqueta de liberales, monárquicos y ex franquistas del ubicuo club Estoloarreglamosentretodos: Luis María Ansón, Antonio Garrigues, López de Letona, Ferrer Salat, Herrero de Miñón, etc. La única presencia disonante, a mi juicio, es la de Fraga. ¿Se le incluyó en el último momento en sustitución de Prado?

Espero que, en un futuro no lejano, los historiadores nos aclaren todos los enigmas, secretos e imposturas. Con su magnífico trabajo de investigación, Palacios les ha allanado el camino considerablemente. Los españoles nos merecemos una explicación y la verdad sobre este asunto, que está, a mi juicio, en la raíz de la incapacidad de nuestra democracia para consolidarse.

Este acontecimiento contribuyó a mi distanciamiento del socialismo y de la política partidaria, que desembocó en mi dedicación exclusiva a la universidad.

MANUEL PASTOR, director del Departamento de Ciencia Política de la UCM y ex director del Real Colegio Complutense en la Universidad de Harvard.