La crisis iniciada en 2007.
INICIAL

El Santander vende por 265 millones al magnate chino Wang Jianlin el edificio España que compró por 389 millones

Wang Jianlin, nuevo propietario del Edificio España. | Archivo LD/LM.
http://s.libertaddigital.com/fotos/noticias/650/0/wang-jialin-edificio-espana-200314.jpg

LD LM/ Agencias 2014-06-05

El Banco Santander ha comunicado este jueves oficialmente que ha vendido por 265 millones de euros el Edificio España, uno de los emblemas de la ciudad de Madrid, a la sociedad Renville Invest, del magnate chino Wang Jianlin, propietario del grupo Dalian Wanda.

El impacto de la operación sobre el capital y la cuenta de resultados del grupo Santander es "inmaterial", según ha explicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores la entidad presidida por Emilio Botín.

A mediados de marzo saltó la noticia de que el empresario más rico de China,
Wang Jianlin, había presentado una oferta por el antiguo rascacielos, y el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, aseguró entonces que la venta estaba cerrada. No obstante, el Banco Santander, que recibió otras propuestas de inversores dispuestos también a adquirir el inmueble, no ha oficializado hasta ahora la venta al empresario asiático, que pagará cinco millones más de lo que se barajó inicialmente.

El
Banco Santander se convirtió en el propietario del histórico Edificio España en 2005 adquiriéndolo a Metrovacesa por 389 millones de euros y llevaba un tiempo intentando venderlo. El grupo Dalian Wanda es uno de los mayores grupos hoteleros y de salas de cine de China y su presidente y fundador, el propio Wang Jianlin, cuenta, según la revista Forbes, con una fortuna estimada de 135.000 millones de yuanes (más de 16.630 millones de euros).

El Edificio España

El inmueble del que se desprende ahora el Banco Santander fue el primer rascacielos levantado en España y el mayor en Europa en 1953, fecha de su inauguración. Con sus 117 metros de altura, el Edificio España no solo trasladó a España el modelo de "pequeña ciudad vertical" del Rockefeller Center neoyorquino, sino que fue emblema de aperturismo y modernización del régimen franquista que, tras un lento declive, siguió siendo objeto de deseo de inversores.

El edificio es un ejemplo de la arquitectura nacional de los 40 y 50, "ecléctica", que el propio presidente del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM), José Antonio Granero, calificó como "muy relevante", pese a no responder a los cánones de modernidad. Pionero en su época, el Edificio España se erigió sobre el solar de un antiguo convento destruido durante la Guerra Civil que adquirieron los hermanos Julián y Joaquín Otamendi, arquitectos y propietarios de la Compañía Inmobiliaria Metropolitana, germen de lo que luego fue Metrovacesa.

Su construcción llevó cinco años y, con una inversión de 200 millones de pesetas de la época, rompió moldes con sus 26 plantas, 32 ascensores, 3.123 ventanas, 184 apartamentos, un hotel de lujo con 307 habitaciones, salón de fiestas para 1.200 personas y una piscina en la terraza superior. Un año después, en 1954, y también de la mano de los Otamendi, comenzó la construcción de la Torre de Madrid, inaugurada en 1960 y muy próxima al Edificio España.Con 124 metros de altura y 35 plantas, se convirtió en la nueva atalaya de Madrid, más esbelta y menos barroca. Desde entonces, ambos inmuebles han conocido el esplendor, la decadencia, algún conato de incendio -el último, en esa misma Torre, en 1995-, y varias reformas.

El Santander vende por 265 millones al magnate chino Wang Jianlin el edificio España que compró por 389 millones

El País Bruno García Gallo Madrid, jueves, 5 jun 2014 http://economia.elpais.com/autor/bruno_garcia_gallo/a/

El Banco Santander comunicó este jueves, 5 jun 2014, la venta del edificio España, un rascacielos de 117 metros de altura que preside la madrileña plaza de España, al grupo chino Dalian Wanda por 265 millones de euros. Esta compañía, de propiedad estatal hasta 1989, la dirige Wang Jianlin, el hombre más rico del país asiático y la 75ª fortuna mundial, según la revista Forbes, con 10.500 millones de euros. Posee 160 centros comerciales de lujo y 51 hoteles de cinco estrellas.

Wang visitó Madrid hace unas semanas; entonces, el presidente madrileño, Ignacio González (PP), dio por cerrada la venta del edificio, aunque el Banco Santander —que lo adquirió hace nueve años por 389 millones de euros— matizó que aún negociaba con inversores mexicanos y brasileños.

Santander adquirió el inmueble hace nueve años por 389 millones de euros a Metrovacesa

La entidad que preside Emilio Botín, que informó de la operación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), obtuvo luz verde de la Comunidad de Madrid para el proyecto de remodelación que, presumiblemente, llevará a cabo su comprador. El plan, diseñado por los arquitectos Norman Foster y Carlos Lamela, prevé construir un enorme centro comercial, un hotel y 300 pisos de lujo.

La Comunidad rebajará el grado de protección histórico-artística del inmueble para que se pueda demoler todo su interior, conservando únicamente la fachada y los laterales. El dictamen regional consideró que “se favorece la puesta en valor de un edificio muy degradado en los últimos años debido a su inactividad”, “preservándose las partes que revisten importancia y que lo caracterizan desde el punto de vista arquitectónico y escultórico”.

La superficie total edificable del inmueble asciende a 67.400 metros cuadrados, distribuidos en 25 plantas sobre rasante, y otros 9.700 metros y 3 plantas bajo el nivel de la plaza. La intención del inversor chino pasa por doblar el espacio dedicado a actividad comercial, de 10.000 metros cuadrados a 15.000 sobre rasante, más gran parte del área subterránea. El hotel ocupará entre 21.000 y 22.000 metros cuadrados; el resto (de 30.400 a 31.400 metros cuadrados) se destinará, aproximadamente, a 300 viviendas de lujo.

El Banco Santander compró el edificio a la inmobiliaria Metrovacesa en junio de 2005. Por entonces, en el auge de la burbuja del ladrillo, Metrovacesa pretendía desprenderse también de la vecina Torre de Madrid, de 142 metros de altura. Por la venta de ambos edificios —construidos a inicios de los años cincuenta por Joaquín y Julián Otamendi, cuya empresa formó parte precisamente del germen de Metrovacesa— esperaba obtener unos 650 millones de euros, con los que podría adquirir la inmobiliaria francesa Gecina sin endeudarse en demasía.

El estallido de la burbuja se llevó por delante en 2008 a Metrovacesa, que ahora es controlada por sus bancos acreedores (entre ellos, el Santander); la inmobiliaria negocia estos días la venta de su participación en Gecina (27%), según informa Reuters. Y, entre tanto, está desprendiéndose prácticamente piso a piso de la Torre de Madrid, para la que no encontró en su día un comprador.

En la acera de enfrente, el Santander planeó, tras hacerse con el edificio España, un proyecto de rehabilitación para convertirlo en pisos, e incluso recuperar un hotel como el histórico Plaza, que albergó durante décadas. Se llegaron a iniciar las obras de reforma, a cargo de los arquitectos Carlos Rubio Carvajal y Enrique Álvarez-Sala, un desembolso final que no ha sido desvelado. Pero en 2007 ya estaban prácticamente paralizadas. Para 2010, cuando debían estar terminados, el Santander ya buscaba un comprador para el inmueble o, en su defecto, una salida rentable. Precisamente, lo que tanto el Ayuntamiento como la Comunidad trataron también de obtener de Wang en su reciente visita para algunos de sus edificios públicos infrautilizados, sin que se conozca aún el resultado.

Fachada principal del Edificio España de Madrid / luis sevillano