La crisis económica iniciada en 2007

S&P rebaja en un escalón la calificación de Francia, Austria, Malta, Eslovaquia y Eslovenia, y en dos la nota de Italia, España, Portugal y Chipre

LIB DIG LM/AGENCIAS 2012-01-13

Standard & Poor's (S&P) ha anunciado este viernes uno de los mayores movimientos en el terreno de las calificaciones de la deuda soberana que se recuerdan. La agencia de calificación, quizás la más relevante de las tres grandes, ha rebajado en una sola jornada la nota de un buen número de países de la Eurozona, con movimientos tan significativos como el recorte en la calificación de Francia.

De esta manera, S&P ha decretado la rebaja en un escalón de la calificación de la deuda de Francia, Austria, Malta, Eslovaquia y Eslovenia, y la degradación en dos escalones de la nota de Italia, España, Portugal y Chipre. "Las acciones de hoy son fruto de nuestra creencia de que las iniciativas políticas tomadas por los líderes europeos en las últimas semanas pueden ser insuficientes para atajar totalmente el estrés sistemático en la zona euro", dijo la agencia de calificación en un comunicado.

La decisión de S&P, que comenzó a filtrarse a primera hora de la tarde, afecta a estados de los llamados PIIGS, a pequeños países del este del continente y también a alguno de los grandes estados de la Unión. De hecho, Francia pierde la Triple A (la máxima calificación crediticia) y pasa a AA+. Es una decisión que ha generado muchísimos comentarios y que ha provocado la inmediata reacción del Gobierno galo, asegurando que su país es completamente solvente. Esta noticia tiene tantas implicaciones políticas como económicas y a cien días de la primera vuelta de las presidenciales, es un duro golpe para Nicolas Sarkozy. Tras esta decisión, sólo quedan cuatro países triple A en la Eurozona: Alemania, Holanda, Finlandia y Luxemburgo.

España, por su parte, pasa de 'AA-' hasta 'A'. Para los que ven el vaso medio lleno, esta nota sigue siendo la sexta más elevada de las que concede la entidad (20 escalones). Para los más pesimistas, el Tesoro hispano ya se encuentra a sólo cuatro escalones de entrar en lo que se conoce como bono basura (esta categoría comienza a partir del grado 'BB').

Las rebajas de S&P

En realidad, lo anunciado este viernes no es más que la confirmación de lo anticipado el pasado mes de diciembre, cuando S&P colocó las notas de solvencia de quince de los diecisiete países de la zona euro en vigilancia negativa, incluyendo a Alemania y Francia, las dos mayores economías de la región, a consecuencia de las "tensiones sistémicas" en la eurozona. En aquel momento, la agencia alertó de que Alemania, Austria, Bélgica, Finlandia, Holanda y Luxemburgo podrían perder un escalón; mientras, otros nueve países estaban en riesgo de caer dos tramos (entre los que se encontraban España, pero también Francia, con su reluciente Triple A).

Todos estos rumores han generado muchísimo nerviosismo en los mercados. De hecho, se han unido a otros comentarios acerca de que el Banco Central Europeo estaba comprando deuda soberana de España e Italia para limitar los daños ante la decisión de S&P. Un operador dijo que "hemos visto al BCE en el mercado", según informa la agencia Dow Jones, informa Efe. El BCE ha comprado "deuda soberana con vencimiento a cinco años de Italia y títulos de deuda a seis años de España", según este operador. Mientras, la prima de riesgo española subía alrededor de 20 puntos y se situaba en el entorno de los 350 puntos.

Todas las notas

--------------------------

S&P rebaja en dos escalones la nota de España y otros 8 países de la eurozona

DN EFE.MADRID 13/01/2012

La agencia de medición de riesgo Standard & Poor's (S&P) anunció este viernes la rebaja en dos escalones de la deuda de España, Italia, Portugal y Chipre, y en un escalón la calificación de la de Francia, Austria, Malta, Eslovaquia y Eslovenia.

"Las acciones de este viernes son fruto de nuestra creencia de que las iniciativas políticas tomadas por los líderes europeos en las últimas semanas pueden ser insuficientes para atajar totalmente el estrés sistemático en la zona euro", dijo la agencia de calificación en un comunicado.

El anuncio se produce en una jornada en la que múltiples medios de todo el mundo adelantaron la noticia, que incluso fue confirmada por el Gobierno de Francia, un país que pierde, al igual Austria, la máxima calificación crediticia de "AAA" que hasta ahora le otorgaba Standard & Poor's.

La agencia atribuye estas decisiones a cinco factores: las restrictivas condiciones del crédito, el incremento de las primas de riesgo para un amplio grupo de países, un intento simultáneo de "desapalancamiento" de los gobiernos y las familias, los pronósticos de débil crecimiento en la zona y una "amplia y prolongada disputa" entre los líderes europeos para solventar esos problemas.

El resultado de esos factores es la rebaja de nueve de los dieciséis países de la zona euro que S&P había puesto bajo revisión para una posible degradación, mientras que ha mantenido intactas las notas de Alemania, Bélgica, Estonia, Finlandia, Irlanda, Luxemburgo y Holanda.

Mientras tanto, la calificación de

la deuda de Francia y Austria pasa de la matrícula de honor "AAA" al sobresaliente alto "AA+",

la de España pasa del sobresaliente bajo "AA-" al notable "A", y la de Eslovenia pasa desde "AA-" hasta "A+" o notable alto.

La deuda de Italia ha sido degradada desde "A" hasta "BBB+" o aprobado alto,

la de Malta de "A" hasta "A-",

la de Eslovaquia desde "A+" hasta "A",

la de Chipre desde "BBB" o aprobado hasta "BB+"

y la de Portugal desde "BBB-" o aprobado bajo hasta "BB", lo que supone que esos dos últimos países entran en "territorio basura".

"Los resultados de la cumbre europea del 9 de diciembre, y las consiguientes declaraciones de los líderes europeos, nos llevaron a creer que el acuerdo alcanzado no haya sido un paso suficiente ni tenga alcance para acabar con los problemas financieros de la eurozona en su totalidad", manifiesta la agencia de calificación.

La firma detalla que los acuerdos de esa reunión no proveen con suficientes recursos adicionales o de una flexibilidad operativa suficiente para reforzar las operaciones de rescate en Europa o extender de forma suficiente el apoyo a los países con mayores presiones de los mercados.

El pasado 5 de diciembre, la agencia puso bajo revisión para una posible rebaja la nota que de la deuda de 15 de los 17 países de la zona euro, que se sumaron al análisis que ya había iniciado sobre la calificación de Chipre.

Esa decisión incluía a las seis naciones de la eurozona que hasta entonces gozaban de la máxima calificación de "AAA": Alemania, Francia, Holanda, Austria, Finlandia y Luxemburgo, pero finalmente sólo Francia y Austria han perdido esa nota.

El 6 de diciembre, la agencia anunció que la revisión de la nota "AAA" que otorga al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), al que podría degradar hasta en dos escalones, y un día más tarde llevó su amenaza al conjunto de la Unión Europea, a la que también podría rebajar su matrícula de honor.

La agencia también puso bajo revisión ese día la nota de algunos de los mayores bancos de la zona euro, entre ellos el alemán Deutsche Bank y los franceses Societé Générale y BNP Paribas.

-----------------------------------

El Fondo de Rescate corre el riesgo de perder su triple A

El recorte de S&P a varios países de la Eurozona podría afectar a la nota del FEEF.

LIB DIG LM / AGENCIAS 2012-01-13

La posible pérdida de la máxima calificación crediticia (triple A) de Francia y Austria pondría en riesgo la supervivencia del actual fondo de rescate de 440.000 millones de la UE para países endeudados, que no cuenta con capital propio sino que se basa en las garantías de los países de la eurozona para captar fondos en los mercados.

El denominado fondo europeo de estabilidad financiera (FEEF) ha sido calificado con la máxima nota por las tres grandes agencias de rating gracias a la triple A que ostentaban Alemania, Francia, Austria, Países Bajos, Luxemburgo y Finlandia. Ello le permite captar fondos a bajo precio para luego prestarlos a Irlanda, Portugal y, cuando se concrete el segundo rescate, a Grecia.

De confirmarse la rebaja de la nota de Francia y Austria supondría con casi toda seguridad la degradación también del FEEF, lo que encarecería sus costes de financiación y cuestionaría los rescates en marcha. Así, si los países de la eurozona quisieran mantener la 'triple A' del fondo sin aumentar las garantías tendrían que reducir considerablemente su capacidad de préstamo, con lo que no quedarían fondos suficientes en caso de que España pidiera ayuda para sus bancos o de que Italia necesitara asistencia.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ya avisó en diciembre de que "las consecuencias de que Francia pierda la 'triple A' para el fondo europeo de estabilidad financiera" constituyen "una cuestión importante". "Estamos trabajando activamente en todos los posibles escenarios, y no sólo en éste de Francia", explicó Draghi en una comparecencia en la Eurocámara. A su juicio, la "mejor respuesta" debe ser "acelerar" la puesta en marcha del fondo de rescate permanente, el denominado mecanismo europeo de estabilidad (MEDE). "Y la recapitalización del MEDE también debería acelerarse", ha sostenido.

El nuevo Fondo

A diferencia del actual mecanismo de rescate, el fondo permanente contará con capital desembolsado por valor de 80.000 millones, lo que le permitirá mantener con más facilidad la máxima calificación crediticia.

Los líderes europeos se han comprometido a adelantar al 1 de julio de este año la puesta en marcha del MEDE (en lugar de junio de 2013 como estaba previsto). Además, en marzo revisarán la dotación de 500.000 millones de euros de este mecanismo, aunque la canciller alemana, Angela Merkel, ya se ha negado en varias ocasiones a aumentarla, según recoge Europa Press.

El presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, pidió este jueves "hacer más" para reforzar los cortafuegos financieros de la UE contra la crisis de deuda, haciéndose eco de la preocupación del primer ministro italiano, Mario Monti. Además de los dos fondos de rescate, los países de la eurozona han acordado prestar 150.000 millones de euros al Fondo Monetario Internacional (FMI) para combatir la crisis.

---------------------------------------------------------------

El BCE intensifica la compra de deuda española

Francia y Austria son las dos economías con máxima nota de solvencia que podrían perder tal condición de privilegio.

LIB DIG LM/AGENCIAS 2012-01-13

El Banco Central Europeo (BCE) ha intensificado esta tarde la compra de deuda española en el mercado secundario para aliviar la presión ante el rumor de que la agencia de calificación crediticia Standard & Poor's rebaje el rating esta misma tarde a diversos países.

Francia y Austria son las dos economías con máxima nota de solvencia que podrían perder tal condición de privilegio este viernes si se concreta la amenaza de Standard & Poor's, que, por otro lado, podría salvar la 'triple A' de países como Alemania, Luxemburgo o Finlandia.

El pasado mes de diciembre S&P colocó las notas de solvencia de quince de los diecisiete países de la zona euro en vigilancia negativa, incluyendo a Alemania y Francia, las dos mayores economías de la región, a consecuencia de las "tensiones sistémicas" en la eurozona, informa Europa Press.

Los analistas consultados por Europa Press creen que, ante el rumor, el BCE ha acudido a los mercados a comprar deuda española para rebajar la presión sobre la misma, aunque la prima de riesgo rondaba los 350 puntos básicos esta tarde.

En concreto, el analista de XTB Juan Pedro Zamora cree que la institución presidida por Mario Draghi ha decidido salir al rescate de países como España o Italia ante el temor de que las posibles rebajas de rating disparen de nuevo la volatilidad en los mercados.

Por su parte, César Miralles, de Intermoney, va un poco más allá y achaca la buena racha de la deuda española de los dos últimos meses a la acción decidida del BCE desde que Draghi sustituyó a Jean Claude Trichet en el cargo, aunque resta importancia a la influencia de las acciones de las agencias de rating.

Así, asegura que la mejora que han experimentado las subastas del Tesoro desde el pasado mes de diciembre se deben únicamente a los préstamos ilimitados que comenzó a ofrecer el BCE ese mismo mes a la banca europea, ya que no ha habido otros cambios en los mercados que lo puedan explicar.

De hecho, en las dos últimas emisiones del año el Tesoro superó con creces sus objetivos después de que los tipos superaran niveles previos al euro en el mes de noviembre y a pesar de que aún no había accedido al poder el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy.

Lo mismo ha ocurrido en la primera subasta del año, en la que el Tesoro ha logrado captar casi 10.000 millones, el doble de lo previsto inicialmente, a unos tipos considerablemente más reducidos y con una gran demanda.

Esta actividad tiene su reflejo en el mercado secundario, donde Draghi, según los analistas, ha decidido intervenir con fuerza en países como Italia y España para aliviar las tensiones en los mercados y evitar problemas mayores.