Educación sexual

La píldora abortiva del día después mata al embrión no anidado al impedir su implantación por lo que es abortiva, aunque se oculte vergonzantemente

Desde el 28 de septiembre de 2009 se vende en España sin receta y llega a 2.100 dosis diarias en 2010

Al mismo tiempo que aumentan las campañas sobre los jóvenes con el nombre de educación sexual al margen de la ética, con información y reparto de pseudopreservativos, el aumento continuo del consumo de píldoras abortivas del día después no deja de indicar que saber más acerca de los métodos contraceptivos no ha conseguido disminuir este método.

Continuamente se les habla de sexo a los chicos desde su infancia y al mismo tiempo aumentan los embarazos de solteras, los abortos y la distribución de los llamados engañosamente preservativos y de estas píldoras abortivas del día después.

Desde el 28 de septiembre de 2009 se vende en Espàña sin receta la píldora abortiva del día después y desde entonces duplicó su venta en farmacia, pasando de 935 dosis a 2.100 diarias en España en 2010.

Antes de esa fecha, cada lunes, a los centros de Atención a la Mujer acudían decenas de chicas de menos de 25 años, los fines de semana las visitas eran a los centros de Urgencias y se multiplicaban, principalmente en la noche del viernes al sábado. Solían decir: "el preservativo se ha roto". Señal de que no es preservativo. Además, de suministrarles las pastillas abortivas del día después, les daban otra charla más sobre la utilización del falsamente llamado preservativo y otros métodos anticonceptivos antinaturales. Más de lo mismo. Los Centros de Atención a la Mujer y los servicios de Urgencias distribuyeron en Navarra un total de 9.125 píldoras abortivas del día después el año 2005, frente a las 8.891 de 2004 y las 7.588 de 2003, según datos del Hospital Vírgen del Camino publicados el viernes, 14 de abril de 2006 en Pamplona.

A las que iban a pedir esa píldora abortiva del día después más de 3 ó 4 veces al año, les llamaban en esos centros "casos recurrentes". Y en esos casos les daban aún más charlas sobre anticonceción.

La recurrencia empieza con los llamados ciclos de educación sexual al margen de la moral con reparto de los engañosamente denominados preservativos. Después viene el aumento de la utilización sexual de las chicas, el aumento de embarazos de solteras, el creciente suministro de píldoras abortivas del día siguiente o de los posteriores y los abortos en aumento, porque la píldora abortiva poscoital ha maquillado la cifra de abortos quirúrgicos desde 2009, pero aumentando los abortos químicos en mayor número aún. Y más ciclos y charlas de esa pseudoeducación sexual, y más casos de lo mismo en una espiral creciente.

Un tipo de píldora abortiva

La llamada píldora postcoital es en realidad abortiva, porque mata al embrión no anidado al impedir su implantación. Consiste en una dosis de dos comprimidos de hormonas de Levonorgestrel. En un 20 % de los casos, no se mata a la criatura, porque esta píldora es ineficaz contra un embrión ya implantado. Son los otros tipos de píldoras abortivas las que se utilizan para matar a las criaturas cuando ya son embriones implantados. Todas ellas, al ser hormonales, tienen para la madre, además, serios efectos secundarios y otros riesgos.

Respecto a las enfermedades de transmisión sexual (ETS), entre ellas el sida, no sólo son ineficaces estas píldoras abortivas, sino que aumentan los casos, al inducir a multiplicar las actividades sexuales extraconyugales de los que se creen que no pasa nada como se les dice.

Educación sexual